Casación en el fondo. Procurador. Mandato judicial. Menor de edad. Costas. Capacidad. Nulidad. - Contratos - Jurisprudencias esenciales. Derecho Civil. Tomo II - Jurisprudencias Esenciales. Derecho Civil - Libros y Revistas - VLEX 252339654

Casación en el fondo. Procurador. Mandato judicial. Menor de edad. Costas. Capacidad. Nulidad.

Autor:Raúl Tavolari Oliveros
Páginas:773-780
Cargo del Autor:Director
RESUMEN

La disposición del artículo 29 del Código de Procedimiento Civil, según el cual los procuradores judiciales responden personalmente del pago de las costas que sean de cargo a sus mandantes, sin perjuicio de la responsabilidad de éstos, es absoluta y se refiere a los procuradores judiciales; tanto mayores como menores de edad. Esa regla ha derogado, en lo relativo a la procuraduría judicial, el... (ver resumen completo)

EXTRACTO GRATUITO

Page 773

Cas. fondo 23 de junio de 1915.

Don Virgilio Solari se presentó ante uno de los juzgados de Santiago, demandando ejecutivamente a don Guillermo Franzani Mesa, por la cantidad de 960 pesos que le adeudaba, en su calidad de procurador judicial de su padre, don César Franzani.

Despachado el respectivo mandamiento de ejecución, opuso el demandado las siguientes excepciones: nulidad de la obligación y falsedad del título,

Page 774

contemplados en los núms. 6º y 14 del artículo 485 del Código de Procedimiento Civil .

Respecto de la primera, dice: que nada adeuda al señor Solari, por cuanto las costas que éste le cobra, como procurador de su padre, no está obligado a pagarlas, ya que, como mandatario menor de edad que era, la obligación que pudo contraer adolece de nulidad relativa; según lo dispuesto en el artículo 1447, inciso 3º, del Código Civil .

Las circunstancias contempladas por la ley, relativas a los mandatarios menores de edad, no son otras que las determinadas en los artículos 254, 1688 y 2128 del mismo Código, los cuales constituyen la responsabilidad del menor en las obligaciones que con- traiga; y como él no se ha enriquecido con el mandato gratuito que desempeñó, no duda que el juzgado acogerá la excepción de nulidad, que afecta a toda la deuda.

En cuanto a la segunda excepción, la funda en el hecho de pretender hacérsele responsable de costas tasadas ocho meses después de la revocación del mandato, según consta de autos, y en mérito de lo establecido en el núm. 3º del artículo 2163 del citado Código Civil .

Contestando don Virgilio Solari, expone: que a pesar de la claridad de la cuestión, vuelve el ejecutado Franzani Mesa a plantearla nuevamente, y cuando ha sido ya resuelta por un fallo judicial.

Sostiene que la excepción de nulidad debe ser rechazada, porque hay jurisprudencia uniforme en el sentido de considerar a todo mandatario judicial instruido y expensado; debe, además, estimarse a Franzani habilitado, por lo que respecta al desempeño de su mandato, por cuanto su padre le confirió poder especial, con las facultades del artículo 8º del Código de Procedimiento Civil ; y, por consiguiente, es clara su obligación de pagar las Costas, a virtud de lo establecido en el artículo 29 del mismo Código.

Invoca también en apoyo de su derecho el artículo 2158 del Código Civil , del cual fluye, en su concepto, la consecuencia de que en el ejercicio de la procuraduría judicial hay una especie de peculio profesional, puesto que al procurador le corresponde por sus servicios

la remuneración estipulada y usual para disponer de ella libremente.

En orden a la excepción de falsedad del título, se refiere al mérito de los antecedentes.

Termina pidiendo se desechen las excepciones.

Se dió vista al Defensor de Menores y con fecha 31 de marzo de 1913, el juzgado falló en los siguientes términos:

Considerando:

  1. Que consta de autos que el ejecutado, clon Guillermo Franzani Meza, era menor de edad a la época en que desempeñó el mandato que le confirió su padre, don César Franzani, a que se hace referencia en el juicio;

    Page 775

  2. Que las obligaciones del mandatario menor de edad para con terceros, no pueden tener efecto sino según las reglas relativas a los menores;

  3. Que son incapaces los menores adultos que no han obtenido habilitación de edad, por lo que el ejecutado no ha podido contraer legalmente la obligación en razón de la cual se le ejecuta;

  4. Que es cierto, sin embargo, que el Código de Procedimiento Civil , en su artículo 29, tiene dispuesto que los procuradores judiciales respondan personalmente del pago de las costas que sean de cargo a sus mandantes; pero no es menos cierto también que esta disposición de la ley de procedimiento no ha podido derogar los preceptos de naturaleza sustantiva del Código Civil que reglan la capacidad de las personas para contraer eficazmente obligaciones corno las de que se trata;

  5. Que en cuanto a la excepción de falsedad del título, el hecho de haber sido tasadas las costas ocho meses después de la expiración del mandato en que se funda dicha excepción, no es atendible, supuesto que de autos aparece que dichas costas fueron causadas durante el ejercicio del referido mandato, si bien es cierto que se tasaron efectivamente después de haber expirado.

    Con arreglo a lo dispuesto por el Código Civil , artículo 1447, inciso 3º, y 2128, y por el de Procedimiento Civil, artículo 167, 485, número 14487 y 492, se acoge la excepción de nulidad de la obligación, y se desecha la de falsedad del título.

    Se revoca, en consecuencia, la ejecución, con costas, en que se condena al ejecutante. Moisés Lazo de la Vega.

    Apelada esta sentencia, el tribunal correspondiente falló en los siguientes términos: Santiago, 20 de octubre de 1913. Vistos: se confirma, también con costas del recurso, la resolución apelada de 31 de marzo último.

    Acordada contra el voto del señor Ministro Bascuñán Cruz, quien estuvo por revocar la referida resolución y no dar lugar a la excepción de nulidad de la obligación para estimar que rige respecto a los procuradores judiciales, la regla absoluta y general del artículo 29 del Código de Procedimiento Civil , modificatoria del artículo 2128 del Código Civil , conforme al artículo final del mencionado de Procedimiento.

    Felipe Herrera. José T. Marín. Alfredo Bascuñán Cruz. Víctor Risopatrón.

    Contra este fallo interpuso el procurador, don Emilio Vergara, a nombre de la sucesión de don Domicio Solari, recurso de casación en el fondo, y formalizándolo, dice: que se ha infringido el artículo 29 del Código de Procedimiento Civil , el cual estatuye...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS