Anexo I. 'Trasímaco y Calicles: dos formas de conocimiento político'. - Anexos - Manual de Derecho Político. Las Fuerzas Políticas y los Regímenes Políticos. Tomo II - Libros y Revistas - VLEX 318981363

Anexo I. 'Trasímaco y Calicles: dos formas de conocimiento político'.

Autor:Profesor Mario Verdugo Marinkovic.
Cargo del Autor:Profesor de Derecho Político y Derecho Constitucional, Universidad de Chile
Páginas:177-182
RESUMEN

Artículo atinente a la Sección Primera, párrafo 4

 
EXTRACTO GRATUITO
177
1. INTRODUCCIÓN
1
Dentro de los diversos tipos de análisis
político resulta de utilidad distinguir entre
dos formas de conocimiento reflexivo: a)
el conocimiento teórico empírico, y b) el
conocimiento doctrinario normativo.2
El primero de ellos (teórico) se desplaza
preferentemente dentro del mundo del ser.
Fundamenta sus conclusiones tomando como
base los datos proporcionados por la expe-
riencia y no tiene otro propósito que lograr
hacer inteligible –a través de las hipótesis
que formula– el complejo y multifacético
mundo de la política. “El objetivo del teó-
rico es estudiar el fundamento de la vida
política y proporcionar, gracias a ello, una
explicación tan coherente y completa como
sea posible. La reflexión se dirige a lo que
es. Toma el camino que va de la observación
y la clasificación de los hechos al enunciado
de generalizaciones y uniformidades”.3
La segunda forma de conocimiento
precitada (doctrinaria) tiene otro marco
1 Publicado en Revista de Derecho Público Nº 15,
1974.
2 Como dice M
ARIO
J
USTO
L
ÓPEZ
, “las palabras teoría
y doctrina, derivadas la primera del griego y la segunda
del latín, pueden ser consideradas como sinónimos de
acuerdo con sus respectivas etimologías y asignárseles
en consecuencia al vago y difuso significado común
de ‘conocimiento reflexivo’. Pero aun a través del uso
vulgar, se insinúa entre las dos palabras un matiz de
sentido diferencial” (Introducción a los estudios políticos,
Editorial Kapelusz, Bs. Aires, 1969, vol. I, pág. 111).
Algunos autores prefieren usar los términos teoría
empírica para referirse a lo que aquí designamos por
teoría; y teoría normativa para denominar lo que en
este estudio se llama doctrina.
3 JEAN MEYNAUD: Introducción a la ciencia política,
Editorial Tecnos, Madrid, 1964, pág. 17.
Anexo I
Atinente a la Sección Primera, párrafo 4
TRASÍMACO Y CALICLES: DOS FORMAS DE CONOCIMIENTO
POLÍTICO1
Profesor Mario Verdugo Marinkovic
de referencia: el mundo del deber ser.
“Consecuente con su carácter normativo,
se refiere a lo mejor, a lo más noble, a lo
más moral, a lo más justo, a lo más fuerte,
de acuerdo con la Weltanschauung,
4
en
que se inspira”.5
Conforme a lo expresado, la teoría empí-
rica sería la investigación desinteresada de
la realidad político-social, por cuanto busca
obtener un conocimiento comunicable,
confortable y de validez general. Predomina
en él la voluntad de conocer.
La doctrina, por el contrario, al proponer
juicios sobre el “bien” y el “mal”, lo “justo” y
lo “injusto”, juzga los hechos. “Es un modo
de pensar destinado a la acción en la realidad
política. Busca señalar la empresa a realizar.
En último extremo, se le atribuye la misión
de preparar un código de relaciones políti-
cas cuyo contenido los establecimientos de
enseñanza tendrían la función de inculcar
a los miembros de la comunidad”.
6
En la
doctrina predomina, por consiguiente, la
voluntad de querer y poder.
Como anota Justo López, en las “teorías
políticas” y en las “doctrinas políticas”, la
realidad objeto de conocimiento es la misma,
pero es distinta la actitud del sujeto. Por
eso, “cabe afirmar que la teoría política es
conocimiento de la realidad política que
no se confunde con ella y, en cambio, la
doctrina política queda involucrada en la
realidad política misma”.7
4 Puede traducirse aproximadamente como el con-
junto de creencias acerca del mundo y de la vida.
5
M
ARCEL
P
RÉLOT
, Ciencia política, Editorial Eudeba,
Bs. Aires, 1964, pág. 63.
6 MEYNAUD, ob. cit., pág. 17.
7 Ob. cit., vol. I, pág. 111.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA