El bello árbol - Núm. 318, Julio 2020 - Revista Libertad y Desarrollo - Libros y Revistas - VLEX 845695862

El bello árbol

Autor:Pablo Ihnen
Cargo:Economista, miembro del Consejo Asesor de LyD
Páginas:23-24
 
EXTRACTO GRATUITO
Julio 2020 / Nº 318 23
l autor no es extraño a esta
casa. Participó como invitado
especial en el Seminario de
Educación que Libertad y De-
sarrollo organizó el año 2015.
No pude asistir a su presentación, pero me
dieron muy buenos comentarios, adquirí su
libro y me propuse leerlo en un futuro. Final-
mente, la oportunidad se dio con la contin-
gencia sanitaria.
De entrada y sin preámbulo, recomiendo con
entusiasmo su lectura especialmente para
quienes tienen interés en las políticas públicas,
en particular en temas vinculados a la educa-
ción. Mientras más avanzaba en la lectura del
libro, más me recriminaba haber perdido la
oportunidad de haber conocido, o al menos
escuchado en vivo a su autor. Recomendaría
la lectura en inglés. Yo tuve la oportunidad
de leer la versión en español, pero sospecho
-y lamento- haberme perdido su aguda ironía
expresada en su idioma natal.
El Bello Árbol
es una monografía en la que
James Tooley relata su viaje y descubrimien-
to personal de cómo las personas más po-
bres del mundo se educan a sí mismas.
Recién titulado como profesor de matemáti-
cas en la Universidad de Newcastle (Inglate-
rra) hacia inicios de la década de los ochen-
ta, obtiene su primer trabajo en Zimbabue.
Se dirigió allí a ayudar al “camarada” Robert
Mugabe a construir su nueva sociedad so-
cialista. Y ¿qué mejor forma de ayudar que
a través de la educación pública?
Nos relata como en aquel entonces creía en
la sabiduría aceptada y proclamada por las
agencias de cooperación técnica, autorida-
des y estrellas del pop que los gobiernos de
los países en desarrollo deben gastar miles de
millones de dólares en construir y equipar es-
cuelas públicas, en preparar y apoyar a maes-
tros del sector público para que todos los
niños pudieran recibir una educación estatal
gratuita, que los países ricos occidentales de-
bían también concurrir con más apoyo, pues
de lo contrario no podría salvarse a todos los
niños de la ignorancia y analfabetismo.
Hasta aquí, nada nuevo en apariencia, el
decálogo típico de funcionarios o expertos
internacionales.
Hacia el año 2000, y luego de pasar un bre-
ve período dando clases en Sudáfrica y com-
pletar su doctorado en Inglaterra, fue con-
tratado por el Banco Mundial para analizar
escuelas privadas en un conjunto de países
en vías de desarrollo.
Pero un día, algo extraordinario le ocurrió. A
su llegada a la ciudad de Hyderabad en In-
dia en un día feriado, dispuso de algún tiem-
po libre, y se montó en un autorickshow -
taxis de tres ruedas- para hacer un recorrido
por la ciudad. Al pasar por sectores de clase
media, llamó su atención la gran cantidad
de escuelas privadas que podía divisar. Más
adelante, y a pesar de la tenaz oposición de
su chofer, se dispuso a recorrer a pie la par-
te más pobre de la Ciudad Vieja. Quería co-
nocer presencialmente a los habitantes de
aquel ambiente y su entorno.
La forma en que Tooley describe su recorrido
hace casi inevitable sentirse transportado a
esos estrechos y congestionados callejones
y hasta sentir sus olores. Nos relata con ve-
hemencia como quedó “boquiabierto” por
el asombro que le produjo encontrar por
doquier, entre tiendas y talleres, muchas
pequeñas escuelas privadas. La abundancia
de tales escuelas no era distinta a la que ob-
servó en los barrios más elegantes. Además
de su asombro, también conesa su confu-
sión. Se preguntaba ¿por qué ninguno de
sus colegas en India le había contado sobre
EL BELLO ÁRBOL
Pablo Ihnen
Economista, miembro del Consejo Asesor de LyD
LECTURA RECOMENDADA
E

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA