La causa - Teoría general del acto jurídico - Libros y Revistas - VLEX 275057615

La causa

Autor:Víctor Vial del Río
Páginas:189-214
RESUMEN

I. GENERALIDADES - 123. Conceptos generales - 124. Evolución histórica de la noción de causa - II. CRITERIOS O DOCTRINAS ELABORADOS EN RELACION CON LA CAUSA - 125. Doctrina tradicional o clásica de la causa - 126. Doctrina italiana - 127. Doctrina del móvil o motivo determinante - 128. Doctrina anticausalista - 129. Evolución de la doctrina y jurisprudencia en Francia - III. LA TEORIA DE LA CAUSA ... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
189
CAPITULO IV
LA CAUSA
I. GENERALIDADES
123. CONCEPTOS GENERALES
La doctrina clásica considera que todo acto o contrato requiere
como elemento esencial para su existencia jurídica no sólo la
manifestación de voluntad y un objeto, sino que también una
causa, y que requiere para la validez del mismo que dicha causa
sea lícita. Tal es el pensamiento de la doctrina llamada causalis-
ta, en contraposición al de la que considera suficiente para la
existencia del acto jurídico la manifestación de voluntad y el
objeto sobre el cual ésta recae, y que estima que la exigencia de
una causa impone un requisito artificial y prescindible (doctri-
na anticausalista).
La principal dificultad que presenta la causa para los intér-
pretes y tratadistas, está constituida por el hecho de ser un tér-
mino que admite diversas y variadas acepciones. Las más
importantes son las siguientes:
A) Causa eficiente
Se llama causa eficiente al elemento generador del efecto, al ele-
mento que da vida a lo que antes no existía. En este sentido se
puede afirmar que las fuentes de las obligaciones, esto es, los
hechos jurídicos que les dan origen, son su causa eficiente. Por
ejemplo, la causa eficiente de la obligación del vendedor de en-
tregar la cosa es el contrato de compraventa mismo.
Se dice que el de causa eficiente era el sentido que los ro-
manos daban a la causa; agregándose, a mayor abundamiento,
190
TEORIA GENERAL DEL ACTO JURIDICO
que nunca éstos pretendieron erigir a la causa como un requi-
sito de los actos y contratos.
B) Causa final
Como dice un autor, “la causa final es el fin inmediato o inva-
riable de un acto, o sea, el fin próximo que determina la volun-
tad a obrar y que siempre es posible encontrar en la estructura
misma del contrato y que es siempre idéntica para todos los ac-
tos pertenecientes a la misma especie”.228
En este sentido, la causa o fin del comprador, en todos los con-
tratos de compraventa, es incorporar a su patrimonio una cosa; y
la causa o fin del vendedor, asimismo, en todas las compraventas,
es procurarse dinero, a cambio de las cosas que entrega.
C) Causa ocasional
“Está constituida por el fin lejano y variable de un acto y es de
carácter estrictamente personal y psicológico. Es diferente para
cada individuo, ya que es el móvil, la razón que lo impulsa a ce-
lebrar un acto o contrato en determinadas circunstancias. De
ahí que una misma especie de acto pueda tener infinitas cau-
sas, según sean los fines que hayan perseguido las partes”.229
Así, la causa ocasional para el vendedor puede ser la necesi-
dad de cumplir una obligación, para lo cual necesita dinero; y
causa ocasional para el comprador puede ser la necesidad de
hacer un regalo de matrimonio con la cosa comprada.
124. EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA NOCIÓN DE CAUSA
Se dice que la teoría de la causa encuentra su origen en el pensa-
miento de los canonistas medievales, quienes estiman que para que
una convención engendre obligaciones no es suficiente el consen-
timiento de las partes, sino que es menester, además, que dicha con-
vención encuentre su razón de ser en un motivo lícito y moral.
Los canonistas medievales facultan al juez para indagar los
móviles que determinan a las partes a contratar, sin que se vea
inhibido para dicha labor por el hecho de que, formal y apa-
rentemente, la convención se exhibe como exenta de cualquier
228-229 E. Velasco L., op. cit., págs. 49 y ss.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA