Conclusiones y propuestas - Núm. 167, Agosto 2017 - Serie Informe Social - Libros y Revistas - VLEX 692317061

Conclusiones y propuestas

Autor:María Cristina Tupper C.
Cargo:Ingeniero comercial con mención en Administración de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Se desempeña como investigadora del Programa Social de LyD
Páginas:15-16
 
EXTRACTO GRATUITO
Libertad y Desarrollo
15
a evolucin que ha experimentado nuestro sistema
educativo durante los ltimos 10 aos, a travs de
un considerable aumento de los recursos invertidos
y de una modernización de la institucionalidad
que los sustenta, nos ha permitido avanzar hacia mayores
estndares de calidad y transparencia. Sin embargo, la falta
de consideración de las realidades locales y la tendencia
controladora propia del gobierno central son elementos que
han influido fuertemente en la forma en que los cambios se
han llevado a la prctica.
Al analizar las causas de sobrecarga administrativa que los
directivos y sostenedores mencionan, queda en evidencia que
los cambios han sido impulsados desde arriba hacia abajo de
manera algo forzada, sin que se preparara adecuadamente a los
establecimientos para implementarlos y sin buscar en ellos un
aliado en la transformacin del sistema. En lugar de reconocer
que quienes trabajan da a da en los establecimientos son
quienes mejor conocen las necesidades de sus alumnos, se
opta por controlar centralizadamente lo ms posible el uso que
se da a los recursos, a pesar del enorme esfuerzo en trminos
administrativos que esto signica.
Como resultado, hoy se observa una cantidad preocupante
de restricciones y exigencias hacia los establecimientos
subvencionados, lo que se ha traducido en un importante
aumento de los recursos destinados a cumplir con
estas tareas, en desmedro de las funciones propiamente
pedaggicas.
Esto no quiere decir que los cambios impulsados no
fueran necesarios. Por el contrario, el aumento de recursos
disponibles para los alumnos ms vulnerables, la elaboracin
de estndares de calidad a los que los colegios pudieran
apuntar, la medicin de otros indicadores de la calidad que
fueran ms all del mbito acadmico, entre muchos otros
cambios, eran urgentes de llevar a cabo. Sin embargo, la
forma en que las reformas se han ido implementando han
tenido como consecuencia que sostenedores, directores
y profesores presten cada vez ms atencin a labores
administrativas en desmedro de sus labores pedaggicas, lo
que requiere ser revertido cuanto antes.
L
4. CONCLUSIONES Y PROPUESTAS
Como se mostr ms arriba, el problema de la sobrecarga
administrativa en los establecimientos educacionales tiene su
origen en multiples fuentes, por lo que no existe una sola medida
que permita resolverlo. Solucionarlo necesariamente requerir
de un conjunto de medidas que aborden las debilidades que
hoy enfrentan los establecimientos educacionales en el mbito
administrativo, pero que por sobre todo permitan adecuar los
procesos y requerimientos a la realidad de las escuelas.
A continuacin se proponen algunas medidas para avanzar
en esta dirección:
1. Flexibilizar el uso de los recursos: como se
argument, un sistema de nanciamiento donde cada
fuente de ingresos est asociada a un objetivo tiene
consecuencias prcticas que lo hacen muy ineciente.
Por otro lado, existe abundante literatura que respalda
la tesis de que la autonoma es uno de los elementos
esenciales para el xito de las escuelas. Finalmente,
se tiene que con la promulgacin de la ley 20.845
se prohibe a los sostenedores de establecimientos
educacionales retirar utilidades, por lo que restringir
el uso de recursos ya no tiene mucho sentido. En la
prctica, a travs de la restriccin del uso de los recursos
lo que se est haciendo es permitir que sea el Estado el
que tome las decisiones de gasto e inversin por sobre
los sostenedores y directivos, que son quienes mejor
conocen a sus comunidades educativas y quienes
tienen los mayores incentivos a mejorar la calidad de la
educacin que sus alumnos reciben.
Especcamente se propone que todas las subvenciones
puedan ser utilizadas para nanciar cualquier tipo de
gasto que no corresponda a un retiro de utilidades y que
est adecuadamente respaldado.
Una alternativa a esta propuesta sera cambiar la lgica
de establecer los gastos permitidos, por una en que
se determine qu gastos no son permitidos y en qu
circunstancias. Esto reducira de forma importante la
actual complejidad involucrada en el control de los gastos
y la incertidumbre que enfrentan directivos y sostenedores
al no tener claridad sobre los gastos que sern aprobados.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA