El despido libre en el contrato de trabajo Estadounidense - Núm. 28, Julio 2017 - Revista Chilena de Derecho Privado - Libros y Revistas - VLEX 694154725

El despido libre en el contrato de trabajo Estadounidense

Autor:Sergio Gamonal, Contreras
Cargo:Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales, Universidad de Chile
Páginas:53-89
RESUMEN

Este artículo analiza el despido libre o empleo a voluntad en el contrato de trabajo en Estados Unidos, explicando sus orígenes, desarrollo y fundamentos, así como sus críticas por parte de diversos laboralistas de dicho país, finalizando con algunas conclusiones críticas desde la perspectiva de la teoría del Derecho del Trabajo.

 
EXTRACTO GRATUITO
Artículos de doctrina
53
DICIEMBR E 2015 ASPECTOS FUNDAME NTALES DE DERECHO ALEMÁN DE LA RE SPONSABI LIDAD MÉDICA...
EL DESPIDO LIBRE EN EL CONTRATO
DE TRABAJO ESTADOUNIDENSE
THE EMPLOYMENT AT WILL IN LABOR
CONTRACT IN AMERICAN
Sergio Gamonal Contreras*
RESUM EN
Este artículo analiza el despido libre o empleo a voluntad en el contrato
de trabajo en Estados Unidos, explicando sus orígenes, desarrollo y fun-
damentos, así como sus críticas por parte de diversos laboralistas de dicho
país, finalizando con algunas conclusiones críticas desde la perspectiva de
la teoría del Derecho del Trabajo.
Palabras clave: Empleo a voluntad, contrato de trabajo, libertad de con-
tratación, justa causa y despido injustificado.
ABSTRACT
This article analyzes the employment at will in the labor contract in Uni-
ted States, explaining its origins, development and foundations, as well
as criticism from various american labour law professors, ending with
some critical conclusions from the perspective of the theory of labor law.
Keywords: Employment at will, labor contract, freedom of contract, just
cause and unfair dismissal.
I. INTRODUCCIÓN
Karen Bammer trabajó durante veintiséis años para Don’s Super Valu,
en el poblado de Menomonie, Wisconsin. Jamás tuvo problemas con su
Revista Chilena de Derecho Privado, Nº 28, pp. 53-89 [julio 2017]
* Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales, Universidad de Chile. Profesor titular
de Derecho del Trabajo, Universidad Adolfo Ibáñez, Avda. Diagonal Las Torres 2640 of.
202-B, Peñalolén, Santiago, Chile. Correo electrónico: sergio.gamonal@uai.cl. Artículo
recibido el 20 de julio de 2015 y aceptado para su publicación el 11 de noviembre de 2016.
54
Sergio Gamonal Contreras RChDP Nº 28
Artículos de doctrina
empleador, Don Williams, hasta que el esposo de la señora Bammert,
quien era oficial de policía, asistió al arresto de Nona, la esposa de Don
Williams por conducir en estado de ebriedad. Frente a estos hechos, Don
Williams despidió a la señora Bammer como represalia por el arresto y
ella demandó por despido injustificado. Aunque los hechos estaban pro-
bados, la Corte Suprema de Wisconsin desestimó la demanda en el año
2002 y lo declaró válido1.
Michael Bullard era un trabajador blanco que fue despedido por apo-
yar los derechos de las personas negras en el lugar de trabajo. Se trataba
del operador de un complejo de apartamentos donde el dueño utilizaba
diversos subterfugios para negarse a alquilar a los negros, en violación
de las leyes de derechos civiles. Cuando tres negros intentaron alquilar
un apartamento y fueron violentamente amenazados por los guardias del
empleador, Michael Bullard le habría comentado a un compañero de
trabajo que “los negros también tienen derechos”2. Esta afirmación fue
considerada por su supervisor como una actitud indeseada de “excesiva
simpatía hacia los afroamericanos”, una especie de “amante de los negros
de mierda”, lo que justificaba su despido. La Corte Suprema de Nevada
decidió este caso en 1995 afirmando que, aunque estas acusaciones fueran
ciertas, el despido era lícito3. Como señala Clyde Summers, la Corte no
tuvo interés alguno en la autonomía o en las expresiones de la personalidad
del trabajador despedido, frente a los intereses comerciales del empleador
o sus caprichos personales4.
Melissa Nelson trabajó como asistente dental para el odontólogo James
Knight, por diez años antes de ser despedida en el año 2010, aun cuando
en palabras de James Knight era una buena asistente. Él era veinte años
mayor que ella y ambos estaban casados y tenían hijos. Sin embargo, el
último año la conducta de James Knight empezó a cambiar, haciéndole
comentarios sobre lo apretado de su ropa a su asistente, así como algunas
insinuaciones sobre su apariencia física a las que ella no dio importancia,
dado que lo veía como un padre y amigo. En las vacaciones de Navidad
James Knight envió varios mensajes de texto (SMS) a Melissa Nelson y
su esposa le exigió que la despidiera. Incluso, consultaron con el pastor
principal de su Iglesia, quien les aconsejó que lo hicieran. Por ello, James
Knight la llamó y en compañía de un pastor de su Iglesia la despidió,
dándole un mes de sueldo y leyéndole una declaración en que afirmaba
que su relación laboral se había vuelto perjudicial para su familia. Melissa
1 Bammert v. Don’S (2002). Véase MOSS (2005), pp. 299-300.
2 Bigelow v. Bullard (1995). Véase MCGINLEY (1996), p. 1493 n. 323.
3 SUMMERS (2 001), p. 458.
4 Op. cit., p. 459.
Artículos de doctrina
55
JULIO 2017 EL DESPID O LIBRE EN EL CO NTRATO DE TRABAJO ESTADOUNIDENS E...
Nelson lloró y dijo que amaba su trabajo, pero el despido fue concretado
sin dilaciones. Luego, reunido por el esposo de Melissa, James declaró
que Melissa Nelson no había hecho nada malo o inadecuado, pero James
Knight temía que si ella seguía trabajando allí, él podría intentar tener
una aventura con Melissa5. Ella demandó por discriminación y la Corte
Suprema de Iowa afirmó en diciembre de 2012 que un empleador puede
perfectamente despedir a una trabajadora por causas ajenas a ella (nunca
le coqueteó), si la esposa del primero está preocupada de la relación de su
marido con ella porque la ve como una “irresistible atracción”6.
El impacto en la opinión pública fue intenso, el caso se conoció por
internet y hubo artículos, debates y entrevistas en la TV consolidándose
una opinión generalizada de injusticia respecto de Melissa Nelson y de
indignación pública con la Corte7. Por ello, la Corte Suprema de Iowa
revisó el caso en julio de 2013 y sin nuevos argumentos mantuvo su deci-
sión, excusándose en las dificultades de definir discriminación por sexo
en el lugar de trabajo8. Precisó, además, que la discriminación sexual debe
probarse y, en caso contrario, lo que rige es la regla del empleo a voluntad9.
Varios decenios antes de estos tres casos, la Corte Suprema federal
había dictaminado, a principios del siglo XX, que el empleador podía
despedir lícitamente a los trabajadores que se sindicalizaran. En efecto,
la ley Erdman de 1898, que prohibía a las empresas de transporte de fe-
rrocarriles despedirlos por causas de su afiliación sindical, fue declarada
inconstitucional en el 1908 en el caso Adair v. United States por la Corte
Suprema federal10.
Cualquier lector no habituado al Derecho estadounidense del trabajo
estará impactado con estas decisiones jurisdiccionales. Cómo es posible
5 Nelson v. Knight (2013). Véase CORBETT (2013), pp. 25-26.
6 Op. cit., pp. 27-28.
7 Op. cit., p. 30.
8 Op. cit., p. 31.
9 Ibid.
10 Adair v. United States, (1908). Véase STEIDLE (1999), p. 5. En dos casos siguientes
se reafirmó esta tesis. En el primero, se declaró la inconstitucionalidad de una ley de
Kansas, que prohibía que el empleador exigiera la promesas de no afiliarse al sindicato
o de retirarse del mismo: Coppage v. Kansas, (1915). Véase LAMBERT (2010), pp. 94-95.
En el segundo, se validó una orden judicial para que la directiva sindical revelara los
nombres de los sindicalizados para tomar las correspondientes represalias (despido) por
parte del empleador: Hitchman v. Mitcheell, (1917). Op. cit., p. 95. Aunque estos criterios
en materia de persecución sindical han cambiado desde la Ley Wagner, de 1935, donde
se prohíbe despedir por motivos de sindicalización, estas sentencias de principios del
novecientos de la Corte Suprema Federal de Estados Unidos son un antecedente relevante
para lo que será el análisis del employment at will en este trabajo. Véase GAMONAL y ROSADO
(2014a), p. 79 y ss.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA