Se dice que en Chile el sueldo mínimo (SM) se denomina Ingreso Mínimo Mensual - Núm. 298, Septiembre 2018 - Revista Libertad y Desarrollo - Libros y Revistas - VLEX 739873869

Se dice que en Chile el sueldo mínimo (SM) se denomina Ingreso Mínimo Mensual

Páginas:24-24
 
EXTRACTO GRATUITO
tivas, pero un aumento de la
desigualdad medida a través de
los índices 10/10 y 20/20, que
muestran -respectivamente- la
relación entre los ingresos del
10% (20%) más rico versus el
10% (20%) más pobre. De esta
forma, tanto el índice 10/10
como el Gini calculados con los
ingresos monetarios (autóno-
mos más subsidios) nos ubican
en casi la misma posición del
año 2013, es decir,
al comienzo
del gobierno
de la Presiden-
ta Bachelet,
mientras que
el índice 20/20
muestra un
retroceso a niveles similares al
año 2011.
sCOMPROBADO
e dice que
l Ministerio de
Desarrollo Social
entregó los
resultados de
la Encuesta de
Caracterización Socioeconó-
mica Nacional (CASEN) 2017,
adelantándose un mes res-
pecto a la publicación de la
versión anterior de la misma.
Estos datos fueron recogidos
entre noviembre de
2017 y febrero de
este año.
Los datos arrojan
que para el año
2017, la tasa de
pobreza a nivel
nacional alcanzó
al 8,6% de la población, lo
que constituye una caída de
3,1 puntos porcentuales desde
el año 2015 y de 5,8 puntos
desde el año 2013, medición
directamente anterior a
que asumiera la Presidenta
Bachelet. Esto representa un
menor ritmo de disminución
de la pobreza si lo compara-
mos con la caída registrada
durante el mandato anterior
del Presidente Piñera, que fue
de 10,9 puntos (2009 a 2013).
De esta forma, tenemos que
en la actualidad hay 1,5 millo-
nes de personas en situación
de pobreza, de las cuales 1,1
millones son pobres no extre-
mos (6,3%) y 412 mil están en
pobreza extrema (2,3%).
En cuanto a la distribución
del ingreso, los resultados
muestran un coeciente
Gini sin variaciones signica-
LO CIERTO ES QUE
ha sufrido el mercado laboral
durante los últimos años, -
nalmente tiene un efecto ne-
gativo entre los más pobres“,
explica. De hecho, de acuerdo
a los indicadores de distribu-
ción del ingreso, este efecto
es especialmente perjudicial
para ellos, en tanto se regis-
tra un alza en la desigualdad
medida a través del índice
10/10. Esto es válido al consi-
derar los ingresos del trabajo
e ingresos autónomos, pero
también para los ingresos
monetarios, es decir, los que
incorporan los subsidios del
Estado. “Ello habla de que la
situación de la economía y la
política social van de la mano
y que no pueden desasociar-
se“, asegura Arzola.
E
En Chile el sueldo mínimo
(SM) se denomina Ingreso
Mínimo Mensual, monto men-
sual mínimo de
la remuneración
por una jornada
ordinaria de traba-
jo (que no puede
exceder de 45
horas semanales).
Es jado por ley
por el Congreso
Nacional, entra en
vigor el 1 de julio de cada año
y dura un año. En términos
reales, éste ha venido subien-
do de manera persistente,
pasando de $ 205.031 en 2008
a $ 276.000 en 2018, es decir,
un 35% de incremento.
Todos los años, la discusión
del reajuste copa la agenda
en esta época, con opiniones
SE DICE QUE
LO CIERTO ES QUE
La economía chilena viene
saliendo de un período de es-
tancamiento, donde durante
cuatro años consecutivos -y
de manera inédita- se contrajo
la inversión. Como resulta-
do, se registró una tasa de
crecimiento de la economía
promedio para el período
2014-2017 de sólo 1,7%, muy
por debajo de la tasa de creci-
miento del mundo y, sin duda,
por debajo de las capacidades
de Chile. Esta situación incidió
directamente en el mercado
laboral, el que sufrió una
precarización signicativa. Es
sabido que el mercado laboral
opera con cierto rezago, más
aún luego de un período ex-
tenso de bajo crecimiento en
el cual se crearon holguras en
el mercado laboral.
Esto, además de
factores como la
automatización,
la migración y las
rigideces introduci-
das en la reforma
laboral estarían
afectando el merca-
do de los salarios.
El reajuste del SM
debiera ser tal que no afecte
signicativamente la emplea-
bilidad de quienes ya están
trabajando. Tampoco debe
afectar a aquellos que están
fuera del mercado laboral y
que buscan un empleo. En
términos generales, el salario
mínimo genera una mayor
informalidad en el trabajo, so-
bre todo en las personas con
menores estudios y menor
experiencia.
24 Libertad y Desarrollo / lyd.org
Los datos mostrados por la
CASEN 2017 coinciden con
lo que se esperaba dado el
desempeño de la economía y
del mercado laboral durante
estos últimos años. La Coor-
dinadora del Programa Social
de LyD, María Paz Arzola, ase-
gura que si bien la reducción
de la pobreza es una buena
noticia, no lo es que el ritmo
de la mejora haya disminuido.
“Al revisar los indicadores de
pobreza multidimensional,
observamos un empeora-
miento de la dimensión de
Ocupación, de manera que
en primera instancia se podría
inferir que el menor dinamis-
mo de nuestra economía, así
como la precarización que
encontradas entre la Central
Unitaria de Trabajadores -que
obviamente pide aumentos
mayores- , la Oposición y el
gobierno de turno, que busca
un reajuste de acuerdo a la
situación económica del país.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA