La enfermedad de la exclusión - Núm. 319, Agosto 2020 - Revista Libertad y Desarrollo - Libros y Revistas - VLEX 847024074

La enfermedad de la exclusión

Autor:Andrés F. Guevara B.
Cargo:Abogado, integrante de CEDICE Venezuela
Páginas:21-22
 
EXTRACTO GRATUITO
libertad y desarrollo | lyd.org
Redes | Andrés F. Guevara B. | Abogado, integrante de CEDICE Venezuela
No es ningún secreto. Se viven tiempos convulsos que
atentan contra el sistema de libertades, contra la cultura
que permite la dignificación del individuo por encima del
aparato estatal y de la autoridad. Si se hubiese echado una
moneda al aire, difícilmente la probabilidad de un año 2020
tan particular hubiera sido el escenario que estaría en la
mente de la mayoría de las personas. Y es que en este año,
la mezcla de coronavirus, pandemia, debilidad institucional
y las amenazas totalitarias se entremezclan generando un
camino lleno de incertidumbres.
Un elemento característico de los grandes autores de la
Escuela Austríaca de Economía es su profunda preocupa-
ción por la constante defensa de la libertad. No es casual
semejante empeño. Personas como Mises y Hayek vivie-
ron en carne propia los coletazos del socialismo, viéndo-
se forzados a dejar sus tierras y rehacer sus vidas en otros
lugares. Para ellos, sin embargo, la marca del terror estatal
quedó como una cicatriz en su existencia, de allí que una y
otra vez en su obra afirmaran que la libertad está en peligro
perenne y que nada aseguraba a las sociedades abiertas
que dicha condición se mantuviera en el tiempo sin más.
Latinoamérica es testigo de esta premisa. En mayor o
menor medida, si se examinan los últimos cincuenta años
de historia continental -por no hacer un estudio detalla-
do de tiempos anteriores- nuestros países han sufrido
amenazas significativas en torno al respeto de las liberta-
des individuales. Hoy Venezuela encabeza la lista de todos
los desmanes que puedan imaginarse en cuanto a esta
categoría destructiva, y tal vez sea precisamente por estas
circunstancias nuestro empeño de advertir a otras nacio-
nes del continente que no sigan el camino originado por la
revolución socialista, que aún están a tiempo de enmendar
el timón sin la necesidad de caer en un régimen totalitario,
que no solo busca controlar la vida de cada ser humano, sino
que también termina por destruir los cimientos de lo que de
forma consensuada se considera un Estado moderno.
Pero no hablemos de Venezuela. Por lastimoso y aterra-
dor que sea el tema, existe un sobrediagnóstico de lo que
sucede y difícilmente se hallen soluciones a corto plazo
sobre lo que pasa en el país caribeño. Se debe cuidar
también el tono, porque se vuelve repetitivo. Y, lamentable-
mente, los venezolanos no podemos ir como víctimas por
REDES
21
La enfermedad
de la exclusión

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA