Ideología y justicia legal (con una hipótesis sobre el origen romano del jurado inglés) - Núm. 22-1, Enero 2016 - Ius et praxis - Libros y Revistas - VLEX 647832349

Ideología y justicia legal (con una hipótesis sobre el origen romano del jurado inglés)

Autor:Jordi Nieva Fenoll
Cargo:Catedrático de Derecho Procesal, Universitat de Barcelona
Páginas:59-86
RESUMEN

Uno de los temas procesales más influidos por la ideología es el de los jueces legos, particularmente el jurado. Cuando se ha analiza la historia se descubre que, efectivamente, la ideología ha tenido un papel importante en el mantenimiento de la justicia no profesional. Pero también se comprueba que las razones que llevaron a impulsarla ya no están vigentes.

 
EXTRACTO GRATUITO
Trabajo recibido el 9 de octubre y aprobado el 18 de noviembre de 2015
Ideología y justicia legal (con una hipótesis
sobre el origen romano del jurado inglés)
iDeology anD lay juDges (with a hypothesis
aBout the roman origin of the english jury)
jorDi nieva fenoll*
resumen
Uno de los temas procesales más influidos por la ideología es el de los jueces legos, particularmente
el jurado. Cuando se ha analiza la historia se descubre que, efectivamente, la ideología ha tenido
un papel importante en el mantenimiento de la justicia no profesional. Pero también se comprueba
que las razones que llevaron a impulsarla ya no están vigentes.
aBstract
One of the most ideologized procedural institutions is the lay judge, particularly the jury. After a
close study of History it becomes clear that, indeed, ideology has played an important role in the
promotion of non-professional justice. But it also becomes self-evident that the ancient reasons
to implement it are no longer valid.
palaBras clave
Proceso formulario, Ilustración, Elecciones, Juez, Proximidad
KeyworDs
Formulary system, Enlightenment, Elections, Judge, Proximity
1. Introducción
El tema de las justicias legas –especialmente el jurado– está politizado,
aunque no es tan fácil saber por qué. Comúnmente se confunde una ideología
progresista en materia judicial con estar a favor del jurado u otras formas de
participación ciudadana en la justicia1. Al contrario, se suele calificar como
conservador a quien está en contra de la justicia lega. El resultado ha sido que
Catedrático de Derecho Procesal, Universitat de Barcelona. Correo electrónico: nievafenoll@gmail.com.
1 Existen multitud de comentarios y noticias al respecto, pero Véase ésta publicada en El País el 1 de
diciembre de 2003: “Jueces, scales y abogados progresistas defenderán el próximo jueves en el Co-
legio de Abogados de Bilbao el Tribunal del Jurado y expresarán su preocupación por los intentos de
reformarlo cuando “costó tanto reintroducirlo en el sistema democrático”, según señalaron desde estos
colectivos. Jueces para la Democracia, que organiza el seminario, afirma que la democracia “desde
siempre”se ha identicado con el tribunal popular”. Disponible en: http://elpais.com/diario/2003/12/01/
paisvasco/1070311199_850215.html.
Revista Ius et Praxis, Año 22, Nº 1, 2016, pp. 59 - 86
ISSN 0717 - 2877
Universidad de Talca - Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales
Ideología y justicia legal (con una hipótesis sobre el origen romano del jurado inglés)
Jordi Nieva Fenoll
Revista Ius et Praxis, Año 22, Nº 1
2016, pp. 59 - 86 59
Artículos de InvestIgAcIón / reseArch ArtIcles Jordi Nieva Fenoll
60
se ha atacado en ocasiones con cierta irracionalidad a dicha justicia lega, pero
se ha defendido también con exactamente la misma irracionalidad.
La razón de esta ideologización es, como veremos, algo sorprendente, y
tiene mucho que ver con la historia. Pero asumamos de entrada que no tiene
mucha lógica. Hubo un tiempo en que las ideologías conservadoras ponían
directamente en cuestión la democracia, pero actualmente la mayoría de ellas
están integradas en la misma. Por otra parte, han existido y existen no pocos
casos de justicias legas en dictaduras2, o bien en comunidades en las que es
difícil afirmar que exista realmente la democracia representativa, como en mu-
chas culturas indígenas, y en ellas suelen existir jueces legos.
Sin embargo, la ideologización del tema, aunque se ha relajado en los últimos
tiempos, sigue siendo grande, especialmente cuando se toma en consideración
el jurado3. En el presente trabajo intentaré descubrir el origen de esa politización,
así como proponer argumentos para que se supere de una vez por todas y se
analice la cuestión desde un punto de vista estrictamente técnico. El sistema de
Justicia es esencial en un Estado, y no podemos seguir debatiendo sobre este
tema partiendo de una simple falacia ideológica, sin argumentos reales a favor
de una u otra opción, y sobre todo sin saber fundadamente en qué casos habría
de ser más adecuada una justicia lega o una justicia profesional.
Por tanto, voy a tratar sobre la conveniencia de los jueces legos desde una
perspectiva estrictamente empírica, realizando una reflexión histórica, socio-
lógica y de conveniencia desde un punto de vista jurisdiccional.
2. Pequeña historia de la justicia lega y su politización
Vaya por delante que, en un origen, toda la justicia fue lega4. Cuando no
existen estudios jurídicos no cabe realizar una distinción entre uno u otro modelo
de justicia, por lo que, en consecuencia, en esa situación toda la justicia es lega,
o “profesional” del Derecho consuetudinario o de la equidad, si se prefiere. En
realidad, como digo, en ese escenario no tiene cabida la distinción. Tal sucede,
todavía, en los pueblos que no han dado el paso de cultivar esa rama del saber.
Sucedió incluso en Roma en la época de las legis actiones: pretores y jueces,
si no eran juristas, se debían asesorar por alguien que sí lo fuera5. Por tanto,
muchos de ellos fueron legos.
2 Por ejemplo, en la Unión Soviética, con los asesores de los jueces en los casos penales, o en los
años veinte en las justicias rurales. solomon (1996), pp. 46, 67. van Der Berg (1985), p. 251. También
Ku erov (1970). En China, mühlhahn (2009), p. 195.
3 aBramson (1994).
4 Sobre su evolución, Dawson (1999).
5 Kaser (1996), p. 60.
Revista Ius et Praxis, Año 22, Nº 1
2016, pp. 59 - 86

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA