Introducción - Núm. 28, Octubre 2015 - Manual ejecutivo laboral - Libros y Revistas - VLEX 704395205

Introducción

Páginas:9-10
 
EXTRACTO GRATUITO
9
FACULTADES PROBATORIAS DEL JUEZ LABORAL
INTRODUCCIÓN
El siglo XXI trajo para Chile la impostergable necesidad de actualizar la tramitación
de los procedimientos judiciales, cuya anacrónica prosecución se estaba convirtiendo
en un obstáculo para la labor de los operadores jurídicos, y peor aún, empezaba a
constituir un peligro cierto para la efectiva tutela de los derechos subjetivos de las
personas, dada la lentitud, el costo y la complejidad inherentes a la incoación de los
procesos. Así, la reforma procesal penal implementada desde el año 2000 dio el primer
paso en la agilización de la tramitación judicial, al establecer la oralidad como regla
procesal predominante para las actuaciones judiciales, las que pasaron a ordenarse
en un modelo de audiencias caracterizadas por la concentración de trámites y la in-
mediación entre las partes y el juez. Un derrotero similar siguió la reforma procesal
de familia en el año 2005, cuya caótica implementación inicial evidenció la necesidad
denuevasmodicacionestendientesaabsorberadecuadamentelaingentecantidad
de causas judiciales bajo los nuevos principios formativos del proceso.
Enelaño 2008comenzóa implementarse,nalmente,la reformaprocesallaboral
contemplada en la Ley N° 20.087, que sustituyó los procedimientos contemplados
en el libro V del Código del Trabajo. Los nuevos juicios laborales, en consecuencia,
pasaron a estructurarse junto con las demás jurisdicciones reformadas en torno a
los principios de la oralidad, la inmediación y la concentración de actuaciones en un
modelo de audiencias, todo lo cual ha permitido facilitar, agilizar y acercar enorme-
mente a la comunidad en general el ejercicio de la jurisdicción.
Sin embargo, una aproximación apenas atenta a los nuevos procesos laborales
permite evidenciar grandes diferencias entre esta última reforma y las que le prece-
dieron en materia penal y de familia. En efecto, las amplias facultades concedidas al
juez laboral lo dejaron situado a mucha distancia del ya empoderado juez de familia,
y en las antípodas del garantista y celosamente pasivo juez penal. Como se verá
a lo largo de las siguientes páginas, la reforma procesal laboral entregó al juez del
trabajo múltiples potestades de dirección formal y material dentro del proceso, que
le permiten controlar no solo las formas de la tramitación sino también el contenido
del juicio, en un nivel que resulta inédito en nuestra tradición jurídica procesal. Dentro
de estas nuevas atribuciones, entre otras, se encuentra consagrada ampliamente
la facultad del juez para decretar prueba, pudiendo además intervenir libremente en
el interrogatorio de los testigos, formulándoles las preguntas que estime necesarias
para el esclarecimiento de los hechos.
Estas facultades, amparadas en la supuesta necesidad de empoderar al juez para
que revele en el proceso la verdad de los hechos y sentencie en conformidad a
ellos, serán analizadas en las siguientes páginas a la luz de los principios del debido
procesoydelanaturalezadelapruebatestimonialentantomediodeconrmación
probatoria. De esta manera, se comenzará la exposición en el capítulo primero en
torno a los elementos que conforman el debido proceso, extendiéndose el análisis
en aquellos postulados que resultarán esenciales a la hora de abordar las faculta-
desociosasdeljuez,asaber,laigualdadprocesalylaimparcialidaddeljuzgador.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA