Libertad religiosa, laicidad y laicismo en Chile bajo régimen de Patronato (1810-1925) - Núm. 5, Octubre 2014 - Revista Derecho Público Iberoamericano - Libros y Revistas - VLEX 648787633

Libertad religiosa, laicidad y laicismo en Chile bajo régimen de Patronato (1810-1925)

Autor:Jorge Enrique Precht Pizarro
Cargo:Doctor en Derecho
Páginas:13-85
RESUMEN

Chile estuvo bajo régimen de Patronato desde su independencia (1810) hasta la Constitución de 1925, que separó la Iglesia Católica del Estado, eliminó el que tal Iglesia fuera Iglesia oficial y terminó con el presupuesto del culto, mediante un acuerdo amigable. El presente trabajo muestra que las relaciones Iglesia-Estado durante tal período fueron, en general, pacíficas y terminaron siempre en... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
13
Octubre 2014 Libertad religiosa, laicidad y laicismo en Chile bajo régimen de patronato (1810-1925)
Derecho Público Iberoamericano, Nº 5, pp. 15-87 [octubre 2014]
LIBERTAD RELIGIOSA, LAICIDAD Y LAICISMO
EN CHILE BAJO RÉGIMEN DE PATRONATO
(1810-1925)
RELIGIOUS FREEDOM, LAICITY AND LAICISM
AT PATRONAGE REGIME IN CHILE
(1810-1925)
Jorge Enrique Precht Pizarro*
Resumen
Chile estuvo bajo régimen de Patronato desde su independencia (1810)
hasta la Constitución de 1925, que separó la Iglesia Católica del Estado,
eliminó el que tal Iglesia fuera Iglesia oficial y terminó con el presupuesto
del culto, mediante un acuerdo amigable. El presente trabajo muestra
que las relaciones Iglesia-Estado durante tal período fueron, en general,
pacíficas y terminaron siempre en consensos, incluso en el tiempo de las
llamadas leyes laicas.
De esta manera, la laicidad que emana de este proceso es una laicidad
compartida y el laicismo chileno es un laicismo dialogante. Por ello, las
categorías clásicas de laicidades buenas y malas (cerradas o abiertas) y
laicismos siempre perversos no permiten abordar el proceso chileno con
propiedad.
Palabras claves: Chile, Patronato, Iglesia Católica y Estado, Iglesia y so-
ciedad civil, ultramontanismo, Masonería, protestantismo, clericalismo,
Santa Sede, concordato.
Abstract
Chile was under the rule of patronage from its independence (1810)
until the Constitution of 1925, which established the separation between
the State and the Catholic Church, desestablishing it and supressing its
public funding. This was approved by an agreement reached on good
* Doctor en Derecho. Profesor titular de Derecho Público de la Pontificia Universidad
Católica de Chile. Artículo recibido el 7 de julio de 2014 y aceptado para su publicación
el 29 de agosto de 2014. Correo electrónico: jorgeprecht@gmail.com.
RDPI Nº5.indd 13 01-10-14 15:56
JORGE ENRIQUE PRECHT PIZARRO DPI Nº 5 – Estudios
14
terms. This work shows that the relationship between Church and State
on such period were, generally, pacific and always ended in friendly terms,
even during the time of the so called laic legislation.
Thus, that laicity that stems from this process was agreed upon, and
so the Chilean laicism is a friendly laicism. Therefore, the classic categories
of good and bad laicities (narrow and wide), as well as the notion laicism
as always evil, do not apply properly to the Chilean process.
Key words: Patronage, Catholic Church and State, Church and Society,
Ultramontanism, freemasonry, protestantism, clericalism, Holy See,
Concordat.
1. Introducción
Chile, a pesar de la secularización –inserta en la globalización–, permanece
aún siendo católico1.
1 Chile tiene una población de 11.226.309 (de 15 años o más) con 7.853.428 de
católicos 69,95%, 1.699.725 de evangélicos 15,14% y 119.455 de Testigos de Jehová
1,06%, 14.976 judíos 0,13%, 103.75 mormones 0,09%, 2.894 musulmanes 0,025%, 6.959
ortodoxos 0,061%, 493.147 otra religión o credo 4,39%, 931.990 de agnósticos 8,3%.
Resultados generales Censo 2002. Cuadro 6.1: Población de 15 años o más, por religión,
según división político-administrativa, sexo y grupos de edad.
El informe de prensa de World Values Survey 2006 indica que “la importancia de la
religión disminuye sistemáticamente de 51% a 40% entre 1990 y el año 2006. En 1990 la
religión ocupaba el tercer lugar de importancia después de la familia y los amigos, siendo
desplazada en 1995 por el tiempo libre y pasa a cuarto lugar (página 8). Sobre el tema
véase J. S.
VALENZUELA
; E.
TIRONI
; Timothy
SCULY
, El eslabón perdido familia, modernización
y bienestar en Chile, passim. Las cifras recientes son aun más desfavorables para la Iglesia
Católica debido a los escándalos de abusos sexuales de algunos clérigos. El censo de 2012
señala que sobre una población de 13.045.80, se declaran católicos 8.695.226 (66,65%);
evangélicos o protestantes 2.145.092 (16,44) y sin ninguna religión 1. 497.771 (%). Cen -
so 2012.
Cuadro 6.1. La Encuesta Nacional Bicentenario Adimark-Pontificia Universidad
Católica de Chile, entrega la siguiente progresión entre 2006-2012: Católicos 70% (2006),
66% (2007), 67% (2008), 67% (2009), 63% (2010), 63% (2011) y 59% (2012). Por lo
tanto, en siete años los católicos habrían perdido un 11% de sus fieles. Los evangélicos
muestran los siguientes guarismos: 14% (2006), 18% (2007), 14% (2008), 16% (2009),
17% (2010), 15% (2011) y 18% (2012). Ello significa que los evangélicos-protestantes
en los mismos siete años habrían ganado 4% de miembros más.
Respecto a la confianza en la Iglesia Católica, la Encuesta de la Universidad Diego
Portales concluyó que el 2012 el 28,2% confiaba en ella, en tanto que el 2013 solo el 24%
confía en ella. El Centro de Políticas Públicas arriba a una conclusión distinta. La Iglesia
Católica en el 2011 tenía un 37% de entrevistados que confiaban en ella, en 2012 un 32%
y remontaba en el 2013 a un 34%. La última entrega de la Encuesta Bicentenario señala
RDPI Nº5.indd 14 01-10-14 15:56
15
Octubre 2014 Libertad religiosa, laicidad y laicismo en Chile bajo régimen de patronato (1810-1925)
Ahora bien, esta situación y la centralización sufrida por la Iglesia
Católica Romana a contar de Pío IX hacen que las mismas ideas susten-
tadas en la sede romana sean repetidas y propagadas en Chile.
La distinción laicidad y laicismo, nacida en 1946 de boca de los
obispos franceses y que permitió al Movimiento Republicano Popular
votar favorablemente una Constitución francesa en que se decía ser el
país galo una “República laica”, es el eje de la posición del catolicismo
chileno2. El catolicismo rechaza el laicismo y se adhiere a una laicidad
“sana” o “abierta”. El laicismo es mirado como un movimiento antirreli-
gioso, intolerante y sectario3.
Pero la laicidad del Estado es un principio, un valor, y una tarea.
El laicismo es el movimiento que busca implantar en una sociedad las
consecuencias políticas y jurídicas de dicho principio. Es curioso que
que según sus datos la Iglesia Católica sube en el índice de confianza por primera vez en
cinco años: 44% (2006), 35% (2010), 29% (2011), 27% (2012) Y 31% (2013). La Iglesia
Evangélica se mantiene en un 20% en 2013, la misma cifra de 2012 y 2011 (Fuente: El
Mercurio, Santiago, domingo 13 de octubre de 2013, Reportajes, p. D15).
2 El término ‘laïcité’ surge en Francia después de 1870 para indicar no solo la
separación de la Iglesia y el Estado, sino la exclusión de lo religioso en el ámbito público
(matrimonio, registro civil, las asociaciones religiosas y la enseñanza, tanto pública como
privada). La cuestión ética de votar a favor de la laicidad del Estado se planteó en 1946 al
entonces poderoso Movimiento Republicano Popular, encabezado por Maurice Schuman.
Los obispos franceses dijeron que rechazaban una “laicidad antirreligiosa”, pero que
aceptaban la laicidad como “la autonomía soberana del Estado” y condenan el “clericalismo”,
tendencia que podría adoptar una sociedad espiritual de servirse de los poderes públicos
para satisfacer su voluntad de dominación (Asamblea de los Cardenales y Arzobispos de
Francia, noviembre de 1945). Véase Documentation Catholique 1946, pp. 6-7.
3 El Compendio de Doctrina Social de la Iglesia mantiene la dupla laicidad y laicismo
y hablará por un lado de “laicidad y principio de laicidad” y por otro de “incorrecta
interpretación de la laicidad” y de “laicismo intolerante” (N°s 571 y 572). Al parecer es
Pío XII el autor de la expresión “sana laicidad” (discurso de 23 de marzo de 1958); pero
ha sido utilizada asimismo por Juan Pablo II y Benedicto XVI.
Para Juan Pablo II véase discurso al embajador de Francia ante la Santa Sede el 24
de octubre de 1998. Lo mismo en el discurso al embajador de México el 24 de febrero de
2004 y Carta de Juan Pablo II al Presidente y a todos los obispos del Episcopado galo, 13
de febrero de 2005. Igualmente al recibir cardenales y obispos de la Conferencia Episcopal
Española el lunes 24 de enero de 2005, Benedicto XVI emplea “laicidad sana” al reunirse
con el presidente italiano Carlo Azeglio Ciampi el 24 de junio de 2005, y al responder al
embajador mexicano el 23 de septiembre de 2005.
La adjetivización del laicismo es siempre negativa. Los obispos españoles hablan
de “laicismo intolerante” y de “nacional-laicismo” (Valencia), “fundamentalismo laicista”
y “laicismo agresivo” (cardenal Herranz), “nueva confesionalidad: la laicista” (Toledo),
“laicismo beligerante” (Jerez) y que “amordaza las conciencias” (Pamplona). Véase el
interesante aporte de Antoni Matabosch, presidente de la Fundación Joan Maragall: Estat
Laic, Laicista o aconfesional?
RDPI Nº5.indd 15 01-10-14 15:56

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA