Las movilidades poblacionales y su impacto territorial en la estructura espacial de las ciudades turisticas. El caso de San Carlos de Bariloche. - Vol. 43 Nbr. 129, May 2017 - EURE-Revista Latinoamericana de Estudios Urbanos Regionales - Books and Journals - VLEX 683265509

Las movilidades poblacionales y su impacto territorial en la estructura espacial de las ciudades turisticas. El caso de San Carlos de Bariloche.

Author:Medina, Victor
Position:Ensayo
 
FREE EXCERPT

RESUMEN | Partiendo de las caracteristicas que presenta el crecimiento urbano de una ciudad turistica de Argentina, San Carlos de Bariloche, el proposito inicial de este articulo es relacionar su fisonomia espacial con las migraciones de amenidad y los procesos de naturbanizacion. Ambos fenomenos refieren al impacto de las movilidades poblacionales en entornos naturales privilegiados y de gran atractivo turistico. En el caso de la localidad andina, se postula que estas movilidades supusieron una incidencia historica en las caracteristicas de su expansion territorial que todavia perduran. Para dilucidar su manifestacion mas reciente, se analizaran algunas de estas caracteristicas en expresiones que permitan descubrir la reiteracion de logicas estructurales en el crecimiento de la urbe. Esto permitira sembrar algunos interrogantes respecto a la tipicidad de su suelo--y de otras ciudades de entornos ambientales singulares--y las rentas que les podrian estar asociadas.

PALABRAS CLAVE | migracion, morfologia urbana, medioambiente urbano.

ABSTRACT | The initial purpose of this study is to relate physiognomy space with amenity migrations and naturbanizacion processes, based on the characteristics of the urban growth of San Carlos de Bariloche, a tourist city in Argentina. Both phenomena refer to the impact of population mobility in privileged natural environments and great tourist attraction. In the case of the Andean town, it is claimed that this mobility accounts for a historical impact in the characteristics of territorial expansion that still prevail. To elucidate its latest manifestation, the study will discuss some of these features in expressions that allow to discover the reiteration of structural patterns in the growth of the city. This will help raise questions concerning typical features of this zone--and from other cities of different environments --and the rents that might be associated.

KEYWORDS | migration, urban morphology, urban environment.

Introduccion

San Carlos de Bariloche es una ciudad turistica ubicada al sudoeste de la provincia de Rio Negro, al norte de la Patagonia argentina. Duena de un entorno natural unico, cuenta con sobrados lagos y cuencas hidricas que le permiten, junto al caracteristico despliegue montanoso circundante, erigirse como un lugar de ensueno paisajisticamente privilegiado. Estas propiedades, historicamente celebradas, fueron tambien las que sentaron las bases materiales de su formacion y promocion como destino turistico.

Sin embargo, sus bondades naturales se convirtieron prontamente en objeto de voraces apetencias que condicionaron la direccion del crecimiento de la urbe desde ambitos lejanos a sus limites geograficos y jurisdiccionales. Ello ocurrio sea porque Bariloche en sus origenes formaba parte de la jurisdiccion de los antiguos territorios nacionales o porque, una vez encuadrada en los limites provinciales, la autonomia y potestad local se subsumieron a otros intereses igualmente alejados del arraigo local y la experiencia cotidiana de vivir en la ciudad. En este marco, cabe pensar que sus atractivos naturales diferenciales la hicieron presa de un mercado inmobiliario que trascendio las fronteras de la localidad. El hecho de que el crecimiento de San Carlos de Bariloche historicamente haya avanzado hacia el oeste, en una extension cercana a los 45 kilometros sobre la costa del lago Nahuel Huapi, y cuente con una superficie ejidal de 27.455 hectareas (mayor, incluso, que la de la capital del pais, Buenos Aires), consigue instalar como interrogante el rol del medio natural en las logicas de ocupacion territorial, permitiendo avizorar su incidencia en la determinacion de la estructura espacial.

Esta influencia del medio natural en la configuracion de los patrones de crecimiento urbano de San Carlos de Bariloche, que hace unos anos se busco contener a traves de planes y codigos y reorientar hacia otras areas de la ciudad, abre las puertas para pensar en la localizacion del suelo, su explotacion y las rentas concomitantes. El atractivo turistico particular de la ciudad como destino de montana pareciera ser una de las claves para comprender los intereses inmobiliarios puestos en juego. En estos terminos, ?que fenomenos podrian haberse dado cita en la estructuracion espacial de su territorio y en las caracteristicas que asumio el proceso de urbanizacion de San Carlos de Bariloche? Y ademas, tomando en cuenta las caracteristicas de su suelo, ?como podrian estar operando en la actualidad, cuando el valor de su apropiacion pareciera definirse por las cualidades naturales del ambiente y su entorno paisajistico?

Para abordar estas cuestiones se considero apropiado utilizar un enfoque metodologico predominantemente cualitativo, basado en la revision bibliografica, el analisis documental y la realizacion de entrevistas en profundidad a informantes clave. Complementariamente se emplearon datos cuantitativos provistos por diferentes organismos publicos, destinados a estimar someramente la dinamica inmobiliaria reciente.

El nacimiento de una ciudad turistica

Los contornos espaciales de San Carlos de Bariloche, tal como se la conoce hoy en las derivaciones que ha supuesto el crecimiento urbano y, asociado a ello, su entronizacion como centro de atraccion turistica, reconocen un origen externo en la gestion de Parques Nacionales. En efecto, el hecho de comenzar a ser una ciudad turistica tuvo que ver con decisiones que no necesariamente involucraron una dinamica local, si se entiende por ello la identificacion de necesidades surgidas en el seno de una comunidad establecida y con intereses comunes. En este sentido, Parques Nacionales se constituyo, en la decada de los treinta del siglo pasado, en el principal agente que contribuyo a la construccion turistica de una ciudad que se encontraba en los limites territoriales del parque Nahuel Huapi. Como organismo publico dependiente del gobierno nacional, lo hizo a partir de la realizacion de obras de infraestructura en el casco centrico y sus adyacencias, con la construccion del centro civico y la catedral, entre otras obras de arquitectura que pretendieron definir la fisonomia de la llamada Suiza argentina. Este impulso a la actividad turistica, que busco a su vez consolidar una pretendida y temprana identidad urbana, no era ajeno a motivos relacionados con el fortalecimiento de las fronteras territoriales de un Estado-Nacion aun en ciernes. Esta ajenidad marco la impronta de una ciudad cuya funcionalidad se basaba en intereses supralocales que remarcaban su importancia para la dinamica de otros ordenes, turisticos y/o fronterizos, en razon de los cuales se termino definiendo la orientacion de su crecimiento.

La necesidad de argentinizar y ocupar un territorio podria explicar por que la gestion de Parques Nacionales permitio el fraccionamiento de vastas hectareas de lo que posteriormente, con la extension de su jurisdiccion, pasaria a formar parte del ejido territorial de San Carlos de Bariloche, condicionando las posibilidades futuras de planeamiento urbano (anexando, junto a las nuevas tierras, los fraccionamientos dispersos). Pero tambien concurrieron otros intereses que a mediados del siglo XX definieron la localizacion de estos fraccionamientos: no fue casual que los primeros loteos tuvieran lugar en las areas boscosas y lacustres de mayor disfrute paisajistico al oeste del casco centrico. Esto involucro un modo de dividir la tierra, desorganizado y carente de prevision, que dicto la pauta rustica y desmesurada de apropiacion de estas areas.

No habia regulaciones, practicamente eran hechas sin Codigo en ese momento. (1) Por ejemplo, hay loteos en casi todo el oeste, que son del cincuenta y pico, que es la manzana con los lotes y las calles; sin equipamiento, sin infraestructura de servicios, sin espacio verde, sin reserva fiscal, sin nada. Por eso te digo, esto se constituye legalmente en el cuarenta, cincuenta, sesenta y parte del setenta, te diria yo. (Orlandi, 2010, entrevista)

Vos tenias una tierra grande y hacias un proyecto de subdivision, con unas calles y salias a vender lotes. Loteaban en peninsula San Pedro 700 metros en pleno bosque; en Villa Llao Llao, (2) lo mismo. Son cosas sin mucha normativa. Era territorio nacional, no habia una provincia. (Pena, 2012, entrevista)

La mayor parte de los fraccionamientos se ejecutaron entre las decadas de 1940 y 1950, cuando todavia Parques Nacionales dirigia los destinos de San Carlos de Bariloche. De hecho, del total de subdivisiones realizadas en la ciudad, poco mas del 60% tuvo lugar en esos anos (aproximadamente, 2.260 hectareas); es mas, solo en la decada de 1940, se fracciono el 38% (1.280 hectareas). Se subdividio tierra en distintos puntos geograficos--sur y este, por ejemplo--, pero la mayoria se localizo en sitios de costa de lago, preferentemente cercanos al centro, y en sitios que, aun estando mas alejados de este, formaban parte del entorno de los principales atractivos turisticos, lo cual explica tambien los distintos tamanos de los lotes creados (de entre 400 y 3.800 [m.sup.2], aproximadamente). La mayor accesibilidad que supuso durante esos anos el asfaltado de la principal avenida que corre hacia el oeste--la avenida Bustillo--consolido el interes inmobiliario en esa direccion y la suburbanidad que posteriormente adquiriria la ciudad (a lo que tambien contribuyo el otro conector vial que, de forma paralela, atraviesa la parte oeste de la ciudad, la avenida Pioneros) (Abaleron, 1992). Los anos cuarenta y cincuenta constituyeron tambien un periodo en el que se consolido practicamente la totalidad de su ejido actual: de una superficie de 7.809 hectareas fijada por decreto del Poder Ejecutivo nacional en 1929, ascendio a 13.622 en 1944 y a 22.027 en 1952.

A partir de la decada de los sesenta, cuando ya muchas de las decisiones vinculadas al planeamiento de Bariloche estuvieron a cargo del Estado local luego de la provincializacion de Rio Negro, los...

To continue reading

REQUEST YOUR TRIAL