La nueva normalidad - Núm. 316, Mayo 2020 - Revista Libertad y Desarrollo - Libros y Revistas - VLEX 844293545

La nueva normalidad

Autor:Hernán Büchi
Cargo:Miembro del Consejo Asesor de LyD
Páginas:12-13
 
EXTRACTO GRATUITO
12 Libertad y Desarrollo / lyd.org
LA COLUMNA DE
l 31 de diciembre
pasado se informó
del primer caso de
Covid-19. Dos meses
después, la mayoría
de los países pasaron de la nor-
malidad a convivir con distintos
grados de connamiento.
El virus no parece ser de los que
desaparecen solos y por lo tan-
to, se va a hacer necesario con-
vivir con él mientras no tenga-
mos una cura efectiva. Pueden
bosquejarse cuatro opciones
para hacerle frente a el virus.
Una primera opción es una cua-
rentena general lo más estricta
posible, esperando que desapa-
rezca el Covid-19 o se descubra
un tratamiento efectivo. La pa-
radoja es que las cuarentenas
siempre han sido para los enfer-
mos -desde la época bíblica-, y
acá se está incluyendo a toda
la sociedad, lo cual conlleva un
costo social y económico eleva-
dísimo. Sin embargo, es la op-
ción favorita de quienes creen
demasiado en el Estado para
controlar la sociedad y menos-
precian la importancia de los
acuerdos voluntarios en su fun-
cionamiento efectivo.
Una segunda opción sería la
cuarentena total temporal, pre-
E
Hernán Büchi
Miembro del Consejo Asesor de LyD
parando en el intertanto los
sistemas de salud y sistemas de
testeo para transitar a una cua-
rentena sólo para los infectados,
con programas para proteger a
los vulnerables y distintas gra-
duaciones para permitir eventos
públicos masivos. Esta alternati-
va -más parecida a la adoptada
por Chile y Estados Unidos- tam-
bién tiene un costo económico
inicial muy grande, que puede
acentuarse si no se evita la po-
tencial quiebra e insolvencia de
las empresas y el desempleo
posterior. Sin esos resguardos
se puede llegar a una depresión
económica profunda.
Una tercera alternativa es una
cuarentena más moderada,
transitando desde un inicio a
mediciones que permitan aislar
a los afectados y protegiendo a
los vulnerables, como lo realiza-
do en Suecia. Esto tiene un cos-
to potencialmente menor, salvo
que se produzca un descontrol
sanitario.
La última opción requiere de
una preparación previa, que
permita desde el inicio un pro-
ceso con testeo y control de los
infectados, protección de los
vulnerables y libertad para los
sanos, tal como ocurrió en Co-
rea, Taiwán y Singapur.
LA NUEVA
NORMALIDAD

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA