Políticas públicas y su desafío con la clase media - Núm. 307, Julio 2019 - Revista Libertad y Desarrollo - Libros y Revistas - VLEX 798374785

Políticas públicas y su desafío con la clase media

Autor:Guillermo Irarrázaval
Cargo:Investigador del Programa Social de LyD
Páginas:15-15
 
EXTRACTO GRATUITO
Julio 2019 / Nº 307 15
estos hogares es $ 37 mil, prácti-
camente lo mismo que reciben
los hogares pobres. Si además
se consideran los subsidios no
monetarios en educación y sa-
lud -aquellos que se entregan
en especies o servicios por parte
del Estado-, cuyo benecio pro-
medio equivalente en dinero es
de $ 155 mil por hogar, el monto
nal llega a los $ 192 mil pesos, el
más alto entre todos los grupos
socioeconómicos. Esto corres-
ponde al 21,5% de todo el dine-
ro generado y recibido por estas
familias.
Tomando en cuenta que un por-
centaje relevante de los ingre-
sos de este grupo proviene de
subsidios, y que además reciben
en promedio el monto más alto
entre todos los segmentos so-
cioeconómicos, pareciera que la
solución a sus carencias no es la
simple entrega de recursos -tan-
to pecuniarios como no pecunia-
rios- sino el diseño de programas
a la medida que logren atacar
sus problemas. He ahí entonces
el desafío con la Clase Media: ela-
borar políticas públicas que sigan
atendiendo a los más vulnerables
de este colectivo, que además
identiquen correctamente sus
necesidades especícas y permi-
tan actuar de manera oportuna.
Todo lo anterior no signica que
los con más recursos de la Clase
Media deban ser desatendidos o
ignorados, ya que también corren
con riesgos en los ámbitos de tra-
bajo, salud y educación. Sin em-
bargo, los programas sociales han
de tener en perspectiva que en
este grupo socioeconómico hay
diversidad, y que la mayoría de los
hogares que lo componen están
en la parte baja de los ingresos,
teniendo así que idear soluciones
que respondan a ello.
LA COLUMNA DE
GUILLERMO IRARRÁZAVAL
n un reciente estu-
dio de Libertad y
Desarrollo donde
se propuso una
denición de Clase Media -aque-
lla entre 1,5 y 6 veces la línea de
la pobreza-, se expuso que ésta
pasó de ser el 43% el año 2006 a
65,4% el 2017, siendo este aumen-
to producto de una disminución
en la pobreza y vulnerabilidad de
los hogares. Este grupo socioe-
conómico, además, ha recibido
gran atención del sector público,
materializándose en programas
tales como Red Clase Media Pro-
tegida. Sin embargo, ¿debiese
este segmento tener un rol pro-
tagónico en las políticas públi-
cas? No en su totalidad, ya que el
foco debería estar en la parte de
bajos ingresos de la Clase Media,
adecuando los programas socia-
les a sus necesidades.
Para argumentar el punto ante-
rior, primero es necesario notar
que en la Clase Media hay una
gran heterogeneidad en cuanto
a ingresos, pudiéndose separar
ésta en tres tramos: baja, media
y alta1. El primer segmento con-
siste en el 63,1% de la Clase Media
el año 2017, siendo así la gran ma-
yoría de ella. Además, tiene más
similitudes con los vulnerables
y pobres que con los grupos de
mayores ingresos.
E
Guillermo Irarrázaval
Investigador del Programa Social de LyD
Esta Clase Media-Baja presenta
ciertas características que necesi-
tan atención. La primera es que
sus ingresos son en promedio de
$ 740 mil mensuales según la en-
cuesta Casen del año 2017, inclu-
yendo subsidios. Considerando
que el límite inferior de ingresos
para ser considerado dentro de
este grupo son los $ 626 mil para
una familia de 4 personas, y el su-
perior $ 1,25 millones para la mis-
ma familia, se puede ver que hay
indicios de una gran concentra-
ción en el umbral mínimo para
entrar a esta categoría. La segun-
da característica importante es
en cuanto a sus jefes de hogar,
que en promedio tienen 55 años,
un 64% de ocupación y una baja
cotización previsional, ya que
sólo el 60% cotizó el mes anterior
al que fue encuestado. Teniendo
en perspectiva los bajos ingresos,
que están correlacionados con
un bajo porcentaje de ocupación
y cotización, hay riesgos y ame-
nazas importantes que sufren es-
tos hogares, donde la pérdida de
empleo o la jubilación del jefe de
hogar pueden empujar a estas
familias hacia la vulnerabilidad o,
incluso, pobreza.
En cuanto a los programas so-
ciales para la Clase Media-Baja,
el monto promedio de los sub-
sidios monetarios recibidos por
POLÍTICAS PÚBLICAS
Y SU DESAFÍO CON
LA CLASE MEDIA

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA