Juicio ejecutivo (gestión preparatoria vía ejecutiva). Gestión preparatoria vía ejecutiva (juicio ejecutivo). Obligación prescrita (gestión pre-paratoria vía ejecutiva). Reconocimiento de firma (prescripción). Prescripción (reconocimiento de firma). Renuncia a prescripción (reconocimiento de firma). Acción ejecutiva (prescripción). Cheque (acción ejecutiva) - Prescripción - Jurisprudencias esenciales. Derecho Civil. Tomo III - Jurisprudencias Esenciales. Derecho Civil - Libros y Revistas - VLEX 252344146

Juicio ejecutivo (gestión preparatoria vía ejecutiva). Gestión preparatoria vía ejecutiva (juicio ejecutivo). Obligación prescrita (gestión pre-paratoria vía ejecutiva). Reconocimiento de firma (prescripción). Prescripción (reconocimiento de firma). Renuncia a prescripción (reconocimiento de firma). Acción ejecutiva (prescripción). Cheque (acción ejecutiva)

Autor:Raúl Tavolari Oliveros
Páginas:1111-1118
Cargo del Autor:Director
RESUMEN

La gestión preparatoria de la vía ejecutiva no hace revivir una obligación prescrita. Una deuda está prescrita cuando en virtud de precisas normas jurídicas, el acreedor carece de la acción para exigirla. El reconocimiento de firma en un documento privado, cuando la deuda está prescrita, no involucra ni conforma renuncia de la prescripción, ni se traduce en una dejación al derecho de utilizarla.... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

Page 1112

Corte de Apelaciones de Concepción 25 de marzo de 1983

Vistos:

Se reproduce la parte expositiva de la sentencia en alzada y el motivo primero; y se tiene presente:

  1. Que el ejecutado ha opuesto a la demanda ejecutiva la excepción consagrada en el número 14 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, esto es, la nulidad de la obligación, la que fundamenta en que el cheque es ineficaz por haber caducado.

  2. Que sin perjuicio de lo que más adelante se dirá, debe desecharse esta excepción, como quiera que el presunto título ejecutivo que se hace valer por el ejecutante, no es el documento comercial aludido sino el reconocimiento de la firma efectuado por el demandado en la diligencia preparatoria de la vía ejecutiva que consta en el expediente Rol 19024, tenido a la vista.

    Cualquiera que sea el acierto de esta pretensión, lo efectivo es que de acuerdo a los antecedentes del juicio el título ejecutivo que sirve de base a la acción compulsiva deducida por la ejecutante, lo constituye el citado reconocimiento de firma y no el cheque, como claramente surge del tenor del escrito de demanda. Por lo demás, los hechos en que se apoya la excepción en comento, no constituyen la causal de nulidad de la obligación.

  3. Que también se ha dirigido en contra de la ejecución la excepción contenida en el artículo 464 número 17 del citado cuerpo de leyes, la prescripción de la obligación.

  4. Que por expresa disposición del artículo 34 de la Ley 7498, la acción ejecutiva contra los obligados de un cheque protestado prescribe en 1 año contado desde la fecha del protesto.

    Aparece del cheque agregado a esta causa que él fue girado el 13 de febrero de 1979 por la cantidad de $ 50.000 y protestado por cuenta cerrada el 12 de abril de 1979.

    Cuando ya había transcurrido en exceso el plazo de un año indicado, contado desde la fecha del protesto y estaba obviamente prescrita la acción ejecutiva emanada de dicho documento, la actora Elsa Castillo Landeros citó al girador Máximo Mardones Henríquez para que reconociera su firma estampada en el referido cheque y confesara adeudarle la suma de dinero en él consignada.

    En la audiencia respectiva el demandado reconoció su firma y negó la deuda.

    Page 1113

    En base a este reconocimiento, datado el 29 de octubre de 1981 (fs. 4 del cuaderno rol 19024), se enderezó en contra del demandado la acción ejecutiva de que da cuenta el libelo de fs. 1.

  5. Que el examen de los hechos precedentemente establecidos y en presencia de la excepción de prescripción de la obligación opuesta por el ejecutado, aflora como cuestión medular que debe dilucidarse si la gestión preparatoria de la vía ejecutiva tiene o no virtud de darle mérito ejecutivo a una obligación prescrita.

    Obviamente la respuesta a este polémico punto, en el caso sublite, es que la referida gestión no hace revivir una obligación prescrita.

    Desde luego conviene precisar que una deuda está prescrita cuando en virtud de precisas normas jurídicas el acreedor carece de la acción para exigirla.

  6. Que en la coyuntura que se viene analizando es útil precisar que el cheque fue protestado el 12 de abril de 1979 y la diligencia de reconocimiento de firma efectuada por el demandado se verificó el 29 de octubre de 1981 cuando ya se hallaba prescrita la acción ejecutiva emanada de este documento, conforme lo prescribe el artículo 34 de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques.

  7. Que es digno de hacer notar que el artículo 435 del Código de Procedimiento Civil se pone en el caso que la obligación conste de un título que no sea ejecutivo, vale decir, que no corresponda a ninguno de los que se indican en el artículo 434 del referido estatuto legal. En esta situación es lógico y ajustado a la ley deducir que en un documento de tal clase, aunque en él, se contenga una obligación, no existe posibilidad de exigir su cumplimiento compulsivo.

    Para lograr esta finalidad se requiere la confesión de la deuda, en que consta la obligación, o el reconocimiento de la firma colocada en el instrumento.

    No hay ninguna duda que realizado alguno de estos hechos o ambos, el título logra fuerza ejecutiva y pasa a incorporarse entre aquellos a que se refiere el mencionado artículo 434.

    Sin embargo, para evitar cualquier confusión al respecto, debe perentoriamente señalarse que la circunstancia de que este título se sitúe entre los que consulta el aludido artículo 434, ninguna significación tiene en relación con la prescripción que en él se contiene, que es materia diferente, como quiera que es evidente que el artículo 435, al discurrir sobre la preparación de la vía ejecutiva, arranca de la hipótesis de que la obligación no se encuentra prescrita.

    Esta conclusión surge natural y obvia, ya que no puede admitirse que el legislador, al establecer las disposiciones legales que se han venido comentando, hayan impuesto el yerro de que basta el reconocimiento de la firma en un documento para crear de inmediato un título ejecutivo, cuyo contenido es de una obligación prescrita.

    Page 1114

  8. Que conforme a las normas jurídicas en vigencia, en el evento de que la deuda estuviere prescrita, no existen otras maneras para evitar que ella se concrete que la renuncia que efectúe el deudor o la determinación de no alegarla.

    En todo caso, debe quedar perfectamente en claro que el reconocimiento de firma en un documento privado, cuando la deuda está prescrita, no involucra ni conforma renuncia de la prescripción ni se traduce en una dejación al derecho de utilizarla.

  9. Que no debe olvidarse que el artículo 2515 del Código Civil al referirse al tiempo que se exige en la prescripción como medio de extinguir las acciones judiciales, durante el cual no se hayan ejercido dichas acciones, establece que "este tiempo es en general de 3 años para las acciones ejecutivas y de 5 para las ordinarias". Y agrega en el inciso 2º que "la acción ejecutiva se convierte en ordinaria por el lapso de 3 años, y convertida en ordinaria durará solamente otros 2". Es evidente que esta disposición sólo se aplica a las prescripciones de largo tiempo, cuyo curso puede ser dividido en uno ejecutivo y otro ordinario, pues en este evento, vencido el primero queda pendiente el segundo, lo que no puede ocurrir tratándose de una prescripción de corto tiempo como es la acción ejecutiva que nace del cheque, al tenor de lo dispuesto en el artículo 34 de la Ley 7498.

    1. Que otra consecuencia enteramente distinta habría surgido si el deudor citado en la gestión sobre preparación de la vía ejecutiva hubiera confesado la deuda, pues en tal caso se habría producido la renuncia de la prescripción, como anteriormente se anticipó.

    2. Que otro argumento que apoya la tesis que se viene sosteniendo es que prescrita la deuda, ésta pasa a incorporarse entre las obligaciones naturales que no confieren derecho para exigir su cumplimiento, según se desprende del texto del artículo 1470 Nº2 del Código Civil.

      Si se aceptara la tesis contraria, esto es, si se admite que el reconocimiento de la firma, en las condiciones antes anotadas, pudiera conferir acción para demandar su cumplimiento, se habría encontrado un modo para hacer resurgir la acción que ya se había perdido. Con ello se habría inventado un medio de retornar la obligación natural a la esfera de la obligación civil, acto de taumaturgia jurídica no aceptado por el derecho.

    3. Que en mérito a las reflexiones expuestas, debe necesariamente acogerse la excepción que se viene estudiando, esto es, la prescripción de la obligación ejecutiva, consagrada en el número 17 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil.

    4. Que finalmente se ha interpuesto también contra la demanda ejecutiva la excepción de pago de la deuda, contemplada en el número 9 del referido artículo 464. Ella debe desestimarse en atención a que no ha sido probado el

      Page 1115

      fundamento fáctico invocado. Ninguna prueba se ha rendido para acreditar la efectividad del pago.

      Por estas consideraciones y de conformidad con lo que preceptúan los artículos 1698 del Código Civil y 471 del Código de Procedimiento Civil, se revoca la sentencia de 23 de agosto último, que se lee a fs. 10, en la parte que rechaza la excepción de prescripción opuesta por el ejecutado y se declara que se hace lugar a ella y, en consecuencia, se rechaza, con costas, la demanda de fs. 1, debiendo alzarse el embargo trabado en estos autos.

      Se previene que los Ministros señores Cerda y Ortiz concurren al rechazo de la excepción del Nº14 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, teniendo sólo presente lo expuesto en la frase final del fundamento 2º, esto es, que los hechos en que se apoya la excepción en comento no constituyen una causal de nulidad de la obligación.

      Acordada, en la parte en que se acoge la excepción de prescripción opuesta por el ejecutado y, consecuencialmente, se rechaza la demanda, en contra de la opinión de los Ministros señores Cerda y Ortiz, quienes estuvieron por confirmar también en esta parte el fallo de primera instancia, teniendo para ello presente:

  10. Que, como consta del escrito de fojas 4, el demandado opuso a la demanda ejecutiva, como segunda excepción, la de "prescripción de la obligación,, contemplada en el Nº17 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, y que funda en la circunstancia de haber transcurrido más de 1 año desde la fecha del protesto del cheque de que se trata, lo que significa su caducidad, ya que "bajo ninguna circunstancia o pretexto puede cobrarse";

  11. Que, de conformidad con el antes citado Nº17 del artículo 464 del Código de Procedimiento Civil, el ejecutado puede oponerse a la demanda ejecutiva alegando "la prescripción de la deuda o sólo de la acción ejecutiva";

  12. Que las acciones personales pueden ser ordinarias o ejecutivas y unas y otras tienen plazos diversos de prescripción, más largo el de las primeras, de manera que prescrita una acción ordinaria debe sobreentenderse prescrita también la acción ejecutiva; pero, prescrita esta última, subsiste como ordinaria hasta completarse el plazo correspondiente de prescripción;

  13. Que las excepciones emanadas del cheque no hacen excepción a esta regla, como lo demuestra el artículo 34 de la Ley de Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques, ya que al referirse en forma expresa a la acción ejecutiva derivada del cheque, está implícitamente reconociendo, además, la existencia de una acción ordinaria que, a falta de texto legal, se rige en cuanto a su prescripción por las reglas generales;

  14. Que lo dicho permite comprender fácilmente que el Nº 17 del artículo 464 antes citado contempla, en verdad, dos excepciones diversas, una, la que allí se denomina "prescripción de la deuda" y que no es más que la prescripción de la acción ordinaria nacida de la obligación, que, como se dijo, lleva sobreentendida la extinción de la acción ejecutiva; y otra, la prescripción de la acción

    Page 1116

    ejecutiva únicamente, en cuyo caso sobrevive la acción ordinaria hasta cumplirse el respectivo lapso de prescripción;

  15. Que basta leer el escrito de fojas 4 para constatar que lo que el ejecutado alegó fue la prescripción de la deuda, esto es, la extinción de toda acción para perseguir su cobro, como lo demuestran nítidamente no sólo las expresiones literales de que se valió al oponer la excepción respectiva, sino también su aseveración de que "bajo ninguna circunstancia o pretexto puede cobrarse" el cheque de que se trata;

  16. Que, en la especie, la acción ordinaria emanada del cheque no se encuentra prescrita por no haber transcurrido aún el lapso correspondiente, de manera que puede afirmarse, empleando los términos del Nº17 del artículo 464, que la deuda no se ha extinguido por la prescripción y, consecuencialmente, debe concluirse que la excepción en estudio debe rechazarse;

  17. Que, además, la excepción de prescripción no puede tampoco prosperar en razón de que las pretensiones del ejecutado, planteadas en el libelo de fojas 4, son incompatibles entre sí y, no obstante ello, no planteó las unas en subsidio de las otras.

  18. Que, en efecto, el ejecutado alegó en forma conjunta las excepciones de nulidad de la obligación, de prescripción de la misma y de pago de la deuda, las que no pueden ser acogidas simultáneamente porque una misma obligación no puede, a la vez, declararse nula, extinguida por la prescripción y pagada, puesto que la concurrencia de alguna de estas causales de extinción excluye forzosamente la concurrencia de las otras;

    1. Que, ni aún en el caso de estimarse que lo verdaderamente alegado por el ejecutado fue la prescripción de la acción ejecutiva, que no lo fue como aparece del escrito de fojas 4, podría acogerse la excepción en estudio;

    2. Que analizando el problema propuesto desde el punto de vista de la hipótesis recién planteada, debe dejarse establecido, como cuestión previa, que, como ya se dijo, extinguida por la prescripción una acción ejecutiva subsiste como ordinaria hasta completarse el correspondiente plazo de prescripción, de manera que no se trata aquí de que mediante la gestión de reconocimiento de firma, se procure hacer revivir una obligación prescrita, puesto que la obligación se encuentra aún vigente, no se ha extinguido por el transcurso del tiempo, ni se ha transformado en natural;

    3. Que extinguida por la prescripción la acción ejecutiva emanada del cheque protestado, se trata entonces, en el caso del ejecutante, de un acreedor que carece de título ejecutivo, puesto que no es tal título el mero instrumento privado que constituye un cheque;

    4. Que, por otra parte, el artículo 435 del Código de Procedimiento Civil faculta a todo acreedor que carece de título ejecutivo, sin distinguir la razón en virtud de la cual carezca de él, para preparar la ejecución llamando a su deudor a reconocer la firma puesta en un instrumento privado.

      Page 1117

      Si el ejecutante está en posesión de un instrumento privado -el cheque- que da cuenta de una obligación que le adeuda el ejecutado, no se divisa por qué se podría encontrar impedido de hacer uso de la posibilidad que le brinda el antes citado artículo 435. Basta, en concepto de los disidentes, tener presente que si el ejecutante no hubiere protestado el cheque nadie habría puesto en duda que le era legítimo llamar al ejecutado a reconocer su firma. Pareciera que su propia diligencia no puede ser esgrimida en su perjuicio;

    5. Que, por otra parte, la legitimidad de lo actuado por el ejecutante se ve corroborada por lo dispuesto en el artículo 442 del Código de Procedimiento Civil, que permite la subsistencia de una acción ejecutiva respecto de la cual ha transcurrido el lapso de prescripción, por alguno de los medios que sirven para deducir esta acción en conformidad al artículo 434 de la misma codificación, entre los cuales se encuentra el instrumento privado reconocido judicialmente. El cheque, no obstante su calidad de tal, es un instrumento privado y el ejecutado ha reconocido su firma estampada en él como girador, de manera que la acción ejecutiva debe reputarse subsistente;

    6. Que lo que se ha expuesto se ve reafirmado con lo estatuido en el artículo 477 del Código procesal del ramo. En efecto, de acuerdo con esta disposición, "la acción ejecutiva rechazada por incompetencia del tribunal, incapacidad, ineptitud del libelo o falta de oportunidad en la ejecución, podrá renovarse con arreglo a los preceptos de este título".

      En opinión de los disidentes, en el evento en que una demanda ejecutiva se rechaza por haber prescrito la acción ejecutiva, se da una de las hipótesis contempladas en la disposición legal recién citada, esto es, se habrá rechazado esa demanda en razón de que la ejecución fue inoportuna. En este evento, mucho más severo que el de que se trata en la especie, se permite al acreedor renovar la ejecución con arreglo a las normas contenidas en los artículos 434 y siguientes, de manera que, con mayor razón, debe concluirse que el ejecutante ha actuado legítimamente al asilarse en esas mismas normas para quedar en condiciones de entablar su demanda ejecutiva;

    7. Que, en razón de todo lo anterior, los disidentes concluyen que la acción ejecutiva hecha valer en estos antecedentes no se encontraba prescrita, por lo que debe rechazarse la prescripción alegada, aún en la hipótesis de estimarse que lo que realmente se alegó por el ejecutado fue la prescripción de la acción ejecutiva, y, consecuencialmente, la sentencia de primera instancia debe ser confirmada.

      Redactó la sentencia el Ministro don Víctor Hernández Rioseqo y la prevención y el voto, sus autores.

      Enrique Tapia W., Víctor Hernández R., Carlos Cerda, Eleodoro Ortiz, Ana Espinosa P.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS