Prólogo de la segunda edición - Derecho Comercial. Tomo I. Volumen 1 - Libros y Revistas - VLEX 258061318

Prólogo de la segunda edición

Autor:Gabriel Rioseco Enríquez
Cargo del Autor:Profesor de Derecho Comercial
Páginas:9-10
 
EXTRACTO GRATUITO
9
El moderno derecho comercial es hoy
el derecho de la actividad comercial e
industrial.
La actividad comercial requiere una
reglamentación especial en razón de las
necesidades particulares inherentes a sus
operaciones, como son rapidez, seguri-
dad y crédito. Así ha nacido un derecho
distinto, el derecho comercial, que ha sido
conocido como la parte del derecho pri-
vado relativa a operaciones jurídicas ob-
jetivas calificadas como comerciales por
la ley, u operaciones jurídicas realizadas
por los comerciantes, sea entre ellos, sea
con sus clientes.
Este derecho comercial es expansivo
por su naturaleza y, hoy día, extiende su
esfera de acción al crédito, al seguro, a
prestaciones de servicio e inclusive a cier-
tas operaciones inmobiliarias.
El comercio, desde el punto de vista
jurídico, no se reduce hoy al “cambio”
que la economía política opone a la in-
dustria, sino que engloba las actividades
industrial y comercial propiamente dichas,
y sólo excluye las actividades agrícola, ar-
tesanal, liberal y las actividades subordi-
nadas.
El derecho comercial cubre hoy un
dominio más vasto que aquel por el cual
siempre ha sido conocido. Sin embargo,
a pesar de su particularismo, sus normas
son de derecho privado y se mantienen
dentro de la esfera del derecho común o
derecho civil.
Pero este derecho comercial clásico
se ha ido ajustando a las necesidades que
se presentan, y, dentro de una tendencia
política económica determinada, consti-
tuyó un orden jurídico nuevo prevalente-
PRÓLOGO DE LA SEGUNDA EDICIÓN
mente economicista, sobre la base de una
planificación estatal. Ciertamente ello co-
rrespondió a una época que coincidió con
las nuevas funciones que se le atribuye-
ron al Estado. Después de dos guerras,
bajo la influencia de diversos factores,
como la eclosión de ideas socialistas, las
crisis económicas, el progreso de la cien-
cia económica, se reconoció que los agen-
tes económicos no se movían por el solo
interés privado y que éste no era el me-
jor motor de la actividad económica. Jun-
to con ello aparece una reglamentación
pública de la actividad comercial: la em-
presa, la concurrencia reglamentada, el
comercio exterior, el cambio, la interven-
ción de los servicios públicos en la indus-
tria y el comercio. Son las instituciones
administrativas públicas y su actividad so-
bre el comercio las que permiten orien-
tar y controlar el comportamiento de los
agentes económicos dirigidos hacia el in-
terés general o colectivo.
Sin embargo, paralelamente, la reali-
dad fue más fuerte que lo jurídico y sur-
gen múltiples asuntos que se superponen
a las puras relaciones de cambio, ahora
no entre individuos, sino entre unidades
económicas con intereses superiores y abs-
tractos, organizaciones de estructuras de
colaboración entre empresas nacionales
e internacionales (mercado común), en
donde las actividades que realizan supo-
nen libertad de cambio y el rechazo a la
intervención de los poderes públicos.
Así, el derecho comercial es y ha sido
siempre la expresión de ciertas necesida-
des y de ciertas ideas económicas y socia-
les de la época. Su estructura y desarrollo
en un momento dado se explican por la

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA