El recurso excesivo al Derecho Penal en España. Realidad y alternativas - Núm. 27, Julio 2019 - Política Criminal - Libros y Revistas - VLEX 808505897

El recurso excesivo al Derecho Penal en España. Realidad y alternativas

Autor:Deborah García Magna
Páginas:98-121
RESUMEN

El sistema penal español está fuertemente asentado en el principio de legalidad y viene de una tradición de codificación basada en el derecho penal clásico, que podría calificarse como derecho penal garantista. En los últimos años sin embargo hay una tendencia a llevar a cabo reformas penales a menudo y la mayoría de ellas han incrementado el rigor punitivo, ampliando los tipos delictivos,... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
GARCÍA MAGNA, Deborah “El recurso excesivo al Derecho Penal en España. Realidad y
alternativas”.
Polt. crim. Vol. 14, No 27 (Julio 2019), Art. 4, pp. 98-121
[http://politcrim.com/wp-content/uploads/2019/06/Vol14N27A4.pdf]
El recurso excesivo al Derecho penal en España. Realidad y alternativas*
The excessive use of Criminal Law in Spain. Reality and alternatives
Deborah García Magna
Profesora de Derecho penal y Criminología
Universidad de Málaga
dgmagna@uma.es
Resumen: El sistema penal español está fuertemente asentado en el principio de legalidad
y viene de una tradición de codificación basada en el derecho penal clásico, que podría
calificarse como derecho penal garantista. En los últimos años sin embargo hay una
tendencia a llevar a cabo reformas penales a menudo y la mayoría de ellas han
incrementado el rigor punitivo, ampliando los tipos delictivos, subiendo las penas y
haciendo el sistema penitenciario menos flexible, especialmente para algunos delitos. Los
resultados de una reciente investigación sobre cada una de las fases del sistema penal
español apuntan a que el modelo político-criminal de la seguridad ciudadana estaría
desplazando al modelo garantista. Sin embargo, hay ciertos ámbitos que parecen resistir
esta deriva punitiva y arrojan cierto optimismo frente a la tendencia al cambio de modelo.
En este trabajo se describe la realidad del sistema penal español en cada una de sus fases y
se presentan algunos ejemplos de propuestas y alternativas viables frente al recurso
excesivo al Derecho penal.
Palabras clave: sistema penal español, modelo penal de la seguridad ciudadana, rigorismo
punitivo, uso excesivo del derecho penal, alternativas.
Abstract: The Spanish penal system is strongly established on the principle of legality and
comes from a codification tradition, based on the classical liberal criminal law, which could
be classified as a procedural justice system. In recent years there is a tendency to carry out
penal reforms very often and most of them have increased punitiveness by widening the
categories of crimes, raising the penalties, and making the penitentiary system less flexible,
especially for some criminal offences. The results of a recent thorough study of each stage
of the Spanish penal system show that the model of law and order is displacing the
procedural justice system. However, there are certain areas that seem to resist this punitive
drift and show some optimism on the tendency to change the criminal policy model. This
paper describes the current situation of the Spanish penal system and presents some
examples of viable alternatives to the overuse of criminal law.
Keywords: Spanish penal system, law and order model, punitiveness, abuse of criminal
law, alternatives.
* El presente trabajo se ha elaborado en el contexto del proyecto de investigación DER2015-67512-P
financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad de España.
Polt. crim. Vol. 14, No 27 (Julio 2019), Art. 4, pp. 98-121
[http://politcrim.com/wp-content/uploads/2019/06/Vol14N27A4.pdf]
99
Introducción
El sistema penal español está fuertemente asentado sobre el principio de legalidad y, en
consecuencia, parte de una tradición codificadora, basada en un derecho penal clásico y
liberal, que se podría caracterizar como garantista. Como principio fundamental del
derecho penal occidental moderno, el principio de legalidad implica que en nuestro sistema
tanto las conductas consideradas delictivas como las sanciones a imponer (con límites
mínimo y máximo) se encuentran previamente recogidas de manera expresa en la ley,1
incluyendo todas las circunstancias que se deben tener en cuenta para fijar la pena:
participación, grado de ejecución, concursos de delitos, atenuantes y agravantes, eximentes
de la responsabilidad penal, etc.2 Asimismo, también está expresamente regulado de qué
manera se ejecutan las sanciones impuestas, y en qué supuestos se puede suspender dicha
ejecución, sustituir una sanción, o conceder la libertad condicional, el tercer grado de
ejecución penitenciaria o los permisos de salida, entre otros.3 Los jueces españoles tienen
ámbitos tasados de discrecionalidad que implican poca flexibilidad en la imposición de las
sanciones, y en su posterior ejecución.4
Se observa además en las últimas décadas una tendencia a abordar reformas penales muy a
menudo. El Código penal español ha sufrido ya más de 30 modificaciones en sus poco más
de veinte años de vigencia, atendiendo a una media de más de una reforma penal al año. La
mayoría de ellas han implicado un endurecimiento de las penas o una ampliación de los
tipos, mostrando una tendencia a castigar cada vez más conductas y de manera más
estricta.5 Podría decirse que en general se está incrementando la aflictividad sobre el papel,
pero también se está haciendo más rígido el sistema de ejecución penitenciaria,
especialmente para algunos delitos.6 Los resultados de un estudio reciente en el que se han
identificado estas características en cada una de las fases del sistema penal español7 aportan
numerosos ejemplos de que el modelo penal garantista está siendo desplazado por el
modelo de la seguridad ciudadana o de ley y orden. Esta tendencia, que diversos autores ya
1 Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal español, y leyes penales especiales.
2 Artículos 61 a 79 del Código penal español.
3 Artículos 80 a 94 bis del Código penal; Ley Orgánica 1/1979, de 26 de septiembre, General Penitenciaria; y
Real Decreto 190/1996, de 9 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento Penitenciario.
4 TAMARIT SUMALLA, Josep Mara, “Sistema de sanciones y política criminal. Un estudio de Derecho
comparado europeo”, Revista Electrónica de Ciencia Pen al y Criminología, nº 9 (2007), pp. 1-40, pp. 12 y
ss., en http://criminet.ugr.es/recpc/09/recpc09-06.pdf [visitado el 25/7 /2018] estudia diferentes indicadores de
aflictividad y flexibilidad, concluyendo que España tiene un sistema rígido tanto sobre el pap el como en la
práctica. En el mismo sentido crítico respecto a la aplicación judicial de la ley, ST ANCU, Oana; VARONA
GÓMEZ, Daniel, “¿Pu nitivismo también j udicial? Un estu dio a partir de las condenas penales por homicidio
en España (2000 -2013)”, Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología, artículo 19-12 (2017), pp. 1-
31, en http://criminet.ugr.es/recpc/19/recpc19-12.pdf [visitado el 25/7/2018].
5 Así lo pone de manifiesto DÍEZ RIPOLLÉS, José Luis, “Rigorismo y reforma penal. Cuatro legislaturas
homogéneas (1996-2011). Parte I”, Boletín Criminológico , artículo 2, 141 (2013), pp. 1 -5, en
http://www.boletincriminologico.uma.es/boletines/142.pdf [Visitado el 25/7/2018]; DÍEZ RIP OLLÉS, José
Luis, “Rigorismo y reforma penal. Cuatro legislaturas homogéneas (1996-2011). Parte II”, Boletín
Criminológico, artículo 3, nº 142 (2013), pp. 6-10 http://www.boletincriminologico.uma.es/boletines/143.pdf
[visitados el 25/7/2018].
6 Por ejemplo, mediante las reformas operadas a través de las Leyes Orgánicas 7/200 3 o 1/2015, entre otras.
7 GARCÍA MAGNA, Deborah, La lógica de la seguridad en la gestión de la delincuencia, Marcial Pons,
Madrid, 2018.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA