Las relaciones laborales y la crisis económica - Núm. 21-1, Enero 2015 - Ius et praxis - Libros y Revistas - VLEX 643826741

Las relaciones laborales y la crisis económica

Autor:Tomás Sala Franco
Cargo:Catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, Universidad de Valencia, Valencia, España
Páginas:599-615
 
EXTRACTO GRATUITO
599
Colaboración recibida el 29 de septiembre y aprobada el 27 de noviembre de 2014
las relaciones laBorales y la crisis económica*
tomás sala franco**
1. ¿Cuál es el escenario en el que juegan nuestras relaciones laborales?
Vivimos actualmente en España en una sociedad dividida (y, acaso, enfrenta-
da) debido a las desigualdades sociales (aumento de la pobreza y de la riqueza
a un tiempo) incrementadas por la crisis económica.
Se plantean soluciones a la crisis de corte tradicional (en línea neoliberal
o socialdemócrata) y de corte radical (populismos por la izquierda). En este
sentido, se habla de “consolidación fiscal” y de “austericidio”, de “derroche
en el gasto público de lo que no se tiene” (incrementando la deuda y el déficit
público) y de “ajustes o recortes del gasto público” (menos en la estructura
política y administrativa y más en la educación, la sanidad, la seguridad social
y la dependencia) y con “prioridades” cuando menos discutibles.
Se discute sobre la existencia de reformas muy amplias (la reforma laboral)1,
sobre la casi total ausencia de reformas (en las estructuras política y administra-
tiva) o sobre la debilidad de algunas de ellas (la reforma financiera, la reforma
fiscal o la reforma de las energías).
Se discute sobre el poder de los partidos políticos (la “partitocracia” como
“degeneración de la democracia”) y aun sobre otras instituciones constitucio-
nalmente reconocidas como “de relevancia constitucional” (los sindicatos y
* Ponencia desarrollada en Santander en el Encuentro organizado por la UIMP y patrocinado por el
Consejo Económico y Social en julio de 2014 sobre “La situación socioeconómica y laboral en España.
Retos para una recuperación económica: competitividad empresarial y empleo”.
** Catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, Universidad de Valencia, Valencia,
España. Correo electrónico: tomas.sala-franco@uv.es.
1 La Reforma Laboral aludida se reere a la efectuada a través del real decreto-ley Nº 3/2012, dictada
por el Gobierno, en razón de “extraordinaria y urgente necesidad” en conformidad al artículo 86 de la
Constitución Española, y entró en vigencia al día siguiente de su publicación, esto es el 12 de febrero,
de acuerdo con su disposición final 16.
Esta Reforma Laboral plantea modificaciones en una serie de materias, básicamente, en la estructura
de la negociación colectiva, en la contratación, en las medidas de flexibilidad interna y en la extinción
del contrato de trabajo.
Este real decreto-ley Nº 3 de 2012 fue posteriormente convalidado por el Congreso, a través de la ley
de 6 de julio del mismo año.
Revista Ius et Praxis, Año 21, Nº 1, 2015, pp. 599 - 616
ISSN 0717 - 2877
Universidad de Talca - Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales
“Las relaciones laborales y la crisis económica”
Tomás Sala Franco
Revista Ius et Praxis, Año 21, Nº 1
2015, pp. 599 - 616
Ensayos / Essays Tomás Sala Franco
600
las asociaciones empresariales) e, incluso, sobre la necesidad de una “profun-
dización en la democracia” por otras vías (referéndums, controles periódicos,
manifestaciones, acción directa, “escraches”) y sobre sus límites.
Y, sobre todas las cosas, hay que subrayar los escandalosos datos del des-
empleo, (tanto los generales –de “larga duración”– como los particulares de
determinados colectivos –jóvenes o mujeres– o de determinados territorios).
Existe, pues, una situación de crisis política (complicada con el debate acerca
de la forma del Estado y con los movimientos soberanistas) y aun social y cul-
tural, además de la económica. Y, sobrevolando sobre todo ello, una situación
excesivamente generalizada de corrupción personal y aun institucional (que
llega a todas las instancias) con una impunidad, por el lento y torpe funciona-
miento de la justicia, que levanta un clamor de irritación en la ciudadanía. En
definitiva, uno de los momentos más difíciles de nuestra democracia.
2. Todas estas cuestiones apuntadas tienen sin duda que ver directamente
con la crisis económica e indirectamente con las relaciones laborales, si bien
reduciré mi intervención a lo que se me ha pedido (relacionar la crisis econó-
mica con las reformas laborales) y, aún más, trascendiendo de la situación de
crisis económica (que, en lo laboral, se ha traducido en cifras espeluznantes
de desempleo y de pauperización de los trabajadores que trabajan debido a las
bajadas salariales), quiero aprovechar la oportunidad que se me ha brindado
en este Foro de expertos e interesados, para reflexionar en voz alta sobre los
debates que o bien se han abierto y no se han cerrado o se han cerrado en falso
o que todavía hay que abrir acerca del Modelo de Relaciones Laborales que
queremos para este país, con crisis o sin crisis económica.
Mi intención, más que debatir o defender tesis concretas (aunque también),
es la de plantear algunos debates relativos a nuestro Modelo de Relaciones Labo-
rales, desde la perspectiva, desde luego, del Derecho del Trabajo, prescindiendo
en esta ocasión, seguramente sin razón, del debate sobre la Seguridad Social y
la Dependencia (en definitiva, sobre parte del Estado del Bienestar), cuestiones
íntimamente ligadas a las relaciones laborales.
3. En los puntos para el debate que presentaré, trataré siempre, en la medida
de lo posible, de plantear una “tesis provocadora”, esto es, manifestar mi “per-
sonal posición de entrada” para abrir el debate, lo que no significa, en absoluto,
que esté totalmente seguro de ella.
Vaya en este sentido por delante que no pretendo dogmatizar o “dar lec-
ciones” sobre nada, que no me gustan los “adjetivos”, siendo partidario de
“lo sustantivo” y decidido defensor del “método científico” (de “la prueba y el
error”), revisando las ideas cuando la realidad se impone tozudamente a ellas.
Plantearé a continuación siete puntos para el debate.
4. El primer punto que someto a debate es el de si, en estos últimos años,
ha habido o no un serio debate sobre la Reforma Laboral para llevarla a cabo.
Revista Ius et Praxis, Año 21, Nº 1
2015, pp. 599 - 616

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA