La representación de niños, niñas y adolescentes en los procedimientos para la adopción de medidas de protección - Núm. 1, Octubre 2002 - Revista de Derechos del Niño - Libros y Revistas - VLEX 651168977

La representación de niños, niñas y adolescentes en los procedimientos para la adopción de medidas de protección

Autor:Patricio Millán - Luis Villavicencio
Cargo:Abogado de la Pontificia de la Universidad Católica de Chile - Abogado de la Universidad Diego Portales de Chile
Páginas:41-91
RESUMEN

En este artículo los autores postulan que la forma de sortear con éxito el tránsito para los niños, niñas y adolescentes desde su consideración como menores de edad a ser estimados como auténticos ciudadanos, no pasa exclusivamente por reconocerles la calidad de ser titulares de ciertos derechos si no se les garantiza, al mismo tiempo, la facultad de poder ejercerlos ante entidades públicas y... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
41
L
A
R
EPRESENTACIÓN
DE
N
IÑOS
, N
IÑAS
Y
A
DOLESCENTES
EN
LOS
P
ROCEDIMIENTOS
PARA
LA
A
DOPCIÓN
DE
M
EDIDAS
DE
P
ROTECCIÓN
.
Patricio Millán1
Luis Villavicencio2
EN ESTE ARTÍCULO LOS AUTORES POSTULAN QUE LA FORMA DE SORTEAR CON
ÉXITO EL TRÁNSITO PARA LOS NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES DESDE SU
CONSIDERACIÓN COMO MENORES DE EDAD A SER ESTIMADOS COMO AUTÉNTICOS
CIUDADANOS, NO PASA EXCLUSIVAMENTE POR RECONOCERLES LA CALIDAD DE
SER TITULARES DE CIERTOS DERECHOS SI NO SE LES GARANTIZA, AL MISMO
TIEMPO, LA FACULTAD DE PODER EJERCERLOS ANTE ENTIDADES PÚBLICAS Y
PRIVADAS Y, ESPECIALMENTE, ANTE LOS TRIBUNALES. POR ESTA RAZÓN, LA
REPRESENTACIÓN ESPECIAL DE LOS INTERESES DE NIÑOS, NIÑAS Y
ADOLESCENTES DEBE SER ESTIMADA COMO UNA GENUINA MANIFESTACIÓN DEL
DERECHO A LA DEFENSA QUE TIENE QUE RESPETARSE EN TODO TIPO DE
PROCEDIMIENTOS, INCLUIDOS AQUELLOS QUE TIENEN POR OBJETO LA ADOPCIÓN
DE UNA MEDIDA DE PROTECCIÓN. ESTABLECIDO LO ANTERIOR, LOS AUTORES
PASAN REVISTA A DIFERENTES MECANISMOS QUE SE HAN IDEADO EN LA
LEGISLACIÓN COMPARADA PARA ASEGURAR ESTE DERECHO, PRONUNCIÁNDOSE
POR LOS MODELOS QUE LES PARECEN MÁS ACERTADOS PARA SUPERAR EL
PARADIGMA DE LA INCAPACIDAD Y CONSOLIDAR LA EFECTIVA PARTICIPACIÓN
DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN LOS PROCESOS PROTECCIONALES
COMO SUJETOS TITULARES DE DERECHOS Y GARANTÍAS.
“Más tarde, cuando todo el mundo (...) me reprochó haberles hablado como a personas
mayores y no haberles ocultado nada, les respondí que me daba vergüenza mentir a los niños ya
que ellos, sin necesidad de nosotros, estaban al corriente de todo; no habían secretos para ellos.
Pero lo aprendían de una manera que podía dañar su imaginación, y esto no ocurrió con lo que
yo podía enseñarles. A este respecto, bastaría con que cada uno tratase de recordar su infancia.
Sin embargo, no les convenció mi razonamiento”.
(Fedor Dostoïevski, El Idiota)
1 Patricio Millán es abogado de la Pontificia de la Universidad Católica de Chile y asesor de la unidad de reforma
legislativa del Servicio Nacional de Menores de Chile.
2 Luis Villavicencio es abogado de la Universidad Diego Portales de Chile, profesor de la escuela de derecho de
dicha Universidad y asesor de la unidad de reforma legislativa del Servicio Nacional de Menores.
43
Revista de Derechos del Niño / Número Uno / 2002
1. INTRODUCCIÓN
Tradicionalmente el tema de la defensa jurídica del niño, niña o adolescente
se ha circunscrito a los asuntos que involucran a los adolescentes que cometen
alguna infracción a la ley penal, obviando todos aquellos procedimientos que se
refieren a la adopción de medidas de protección frente a situaciones de amenaza o
vulneración de derechos como son, por ejemplo, las que ocurren por la falta,
negligencia o incapacidad transitoria de los padres o de las personas que ejercen el
cuidado personal de un niño, niña o adolescente o también las que acaecen por
maltrato ocasionado por aquéllas o por otras personas.
Esta omisión se explica, seguramente, porque la privación de derechos es mucho
más patente cuando se trata del ejercicio del poder punitivo del Estado. En cambio,
tratándose de medidas de protección, que deberían decretarse siempre con el fin
de proteger los derechos los niños, niñas y adolescentes, la función del Estado de
brindar amparo aparece ampliamente legitimada y, por lo tanto, independizada de
controles como sería algún mecanismo que asegure la representación de los
intereses de los niños, niñas o adolescentes. Sin embargo, esta legitimación es
dudosa tratándose de procedimientos para la aplicación de medidas de protección
en los que la salvaguardia de derechos se confunde con la potestad tutelar del
Estado3 cuyo objeto, si bien tiene un componente proteccional, muchas veces se
transforma en un instrumento de control social e, incluso, de represión de la infancia
y adolescencia postergada y desviada socialmente.4
Pero aun cuando las medidas de protección se decreten inspiradas en los
principios de una protección integral5 de los derechos de los niños, niñas y
adolescentes, lo cierto es que igualmente se afectan derechos de éstos, incluso
llegando a producirse -en algunos casos- el modo más intenso de intromisión en el
goce de los derechos de las personas, esto es, la internación o privación de libertad.
Por lo mismo, nos parece que incluso resguardados bajo el paraguas del paradigma
de la protección integral, el debate sobre la representación de los intereses de los
3 La potestad tutelar del Estado consiste en una especie de patria potestad estatal que se ejerce sobre los
niños, niñas y adolescentes, reemplazando el poder que las leyes civiles entregan a los padres y que éstos
no pueden ejercitar por hallarse inhabilitados. Véase Cillero Miguel, Los Derechos del Niño: De la Procla-
mación a la Protección Efectiva, en Justicia y Derechos del Niño, Nº 3, UNICEF, Buenos Aires, 2001,
pgs. 51 y 52.
4 Véase más adelante apartado 2.1.
5 En términos muy generales, la protección integral se traduce en la obligación de la familia, la comunidad y el
Estado de adoptar todas las medidas que sean necesarias para restablecer el goce de algún derecho del niño, niña
o adolescente que se ha visto privado, perturbado o amenazado a través de mecanismos efectivos y garantistas,
administrativos o judiciales, según sea el caso. Véase Beloff Mary, Modelo de la Protección Integral de los
Derechos del Niño y de la Situación Irregular: Un Modelo para Armar y Otro para Desarmar, en Justicia y
Derechos del Niño, Nº 1, UNICEF, Santiago, Chile, 1999, pgs. 16 a 20.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA