Sistemas Penitenciarios: Reformas y desafios - Núm. 1, Junio 2012 - Revista Derecho Penitenciario - Libros y Revistas - VLEX 513925246

Sistemas Penitenciarios: Reformas y desafios

Autor:Olga Espinoza M.
Cargo:Abogada. Magíster en Derecho por la Universidad de San Pablo (Brasil). Coordinadora del Área de Estudios Penitenciarios, Centro de Estudios en Seguridad Ciudadana, del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile
Páginas:16-18
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 16

1. La reforma de los sistemas y principales tendencias

América Latina es una las regiones que congrega a países con sistemas penitenciarios en crisis: por falta de institucionalidad (cuerpos penitenciarios inestables, falta de leyes específicas, etc.), escasez de mecanismos de excarcelación y un uso poco racional de la prisión preventiva, política de recursos humanos deficiente, ineficiente sistema de clasificación y segmentación de personas recluidas, carencia de oferta adecuada y suficiente de reinserción, sistemas de producción de información limitados, falta de perspectiva intersectorial e interinstitucional en la gestión del sistema penitenciario, y escaso control de la ejecución de las penas (Espinoza & Francia, 2011).

En el plano político criminal, los últimos años han estado marcados por el incremento de las sanciones penales sustentado en la búsqueda por frenar la criminalidad, no obstante, la evidencia no ha demostrado haber conseguido los resul-tados esperados1. Se puede afirmar que en la mayoría de casos las modificaciones penales han sido motivadas por la comisión de ciertos hechos que generaron conmoción social y fueron divulgados por los medios de comunicación, por lo que estamos, no ante una política criminal planificada, sino ante una política guiada en gran medida por decisiones coyunturales y reactivas (se puede citar como ejemplo la ley de Crímenes Hediondos en Brasil; en Chile, la ley de Agenda Corta Antidelincuencia -que declara prisión preventiva para reincidentes-; las leyes centroamericanas de mano dura), que han incrementado el número de presos sin ninguna preocupación respecto de este resultado.

La política penitenciaria destinada a dar respuesta al problema de hacinamiento y sobrepoblación ha estado direccionada hacia la construcción y mejoramiento de la infraestructura carcelaria. Así, diversos países han centrado sus recursos hacia la construcción de nuevos establecimientos penales y el mejoramiento de la infraestructura existente: reparan-do espacios o construyendo nuevos ambientes al interior de las cárceles, muchas veces ya hacinadas.

Sin embargo, para enfren- tar la sobrepoblación penal y el hacinamiento han sido menores los esfuerzos por buscar estrategias para disminuir la población penal, tales como promover el mayor uso a las penas alternativas. Los beneficios de implementar penas alternativas son destacables, en tanto se trata de una sanción de bajo costo, menor efecto estigmatizador sobre el imputado/a y su familia y que ha demostrado resultados prometedores en reinserción social. Así por ejemplo, la reincidencia de quienes recibieron una Medida Alternativa en Chile, en el año 2006, fue de 16%, mientras que se...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA