Subsidios y déficit habitacional: ¿Se logra el objetivo? - Núm. 1418, Septiembre 2019 - Temas Públicos - Libros y Revistas - VLEX 815146405

Subsidios y déficit habitacional: ¿Se logra el objetivo?

RESUMEN

Reducir el déficit habitacional debe ser el foco principal de la política habitacional y en función de ello debe ser evaluada. Hoy, de los 200.000 subsidios pagados por el MINVU, sólo 50.000 son para acceder a una vivienda propia. Los restantes son para mejorar las condiciones de las viviendas que ya se tienen. Entre los años 1996 y 2017 el déficit habitacional se redujo en 66.373 unidades,... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
LIBERTAD Y DESARROLLO
TEMAS PÚBLICOS
www.lyd.org
1418 - 2
27 de septiembre de 2019
ISSN 0717-1528
1
SUBSIDIOS Y DÉFICIT HABITACIONAL:
¿SE LOGRA EL OBJETIVO?
Reducir el déficit habitacional debe ser el foco principal de la política habitacional y
en función de ello debe ser evaluada. Si bien en momentos se ha utilizado esta
política social como instrumento para apoyar la actividad económica, la pertinencia
y su impacto debe ser evaluado en función de su efecto sobre el déficit habitacional.
Es decir, si efectivamente es capaz de permitir a aquellas personas que por sus
propios medios no pueden acceder a una vivienda hacerlo; y al mismo tiempo
mejorar las condiciones de habitabilidad de quienes ya cuentan con una, pero que
no pueden financiar con recursos propios las mejoras necesarias.
Según la definición del Ministerio de Desarrollo Social y Familia (MDS), el déficit
habitacional se mide en dos dimensiones: el cuantitativo y el cualitativo. El
cuantitativo mide el número de viviendas requeridas para dar alojamiento a hogares
allegados, núcleos secundarios hacinados y para reemplazar viviendas
irrecuperables. Es decir, el déficit cuantitativo mide la cantidad adicional de
viviendas que se requieren para enfrentar las necesidades de vivienda de quienes
viven hoy en tales condiciones.
Reducir el déficit habitacional debe ser el foco principal de la política habitacional y en función
de ello debe ser evaluada.
Hoy, de los 200.000 subsidios pagados por el MINVU, sólo 50.000 son para acceder a una
vivienda propia. Los restantes son para mejorar las condiciones de las viviendas que ya se
tienen.
Entre los años 1996 y 2017 el déficit habitacional se redujo en 66.373 unidades, mientras que
en igual período el Estado pagó casi 1.500.000 de subsidios para acceder a una vivienda. A
pesar de la entrega y ejecución de cuantiosos subsidios habitacionales, falta evaluar el impacto
que estos han tenido en la reducción del déficit habitacional, el cual no sólo no se ha reducido
en la última década, sino que ha aumentado.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA