El (re) surgimiento de un concepto: la búsqueda del verdadero sentido de la democracia en la sociedad contemporánea - Núm. 2-2010, Noviembre 2010 - Revista de Estudios Constitucionales - Libros y Revistas - VLEX 300418642

El (re) surgimiento de un concepto: la búsqueda del verdadero sentido de la democracia en la sociedad contemporánea

Autor:Clovis Gorczevski - Caroline Muller Bitencourt
Cargo:Abogado. Doctor en derecho, profesor de la Universidad de Santa Cruz do Sul - UNISC. - Abogada, Maestra en Derecho. Profesora de la Universidad de Santa Cruz do Sul - UNISC.
Páginas:15-30
RESUMEN

El constitucionalismo democrático del siglo XXI, anclado en el binomio dignidad humana/ solidaridad social, acaba chocándose con una cultura jurídica extremadamente positivista proveniente de una legislación históricamente fundada en normas de derecho privado. Estos derechos fundamentales, mientras principios supremos de una comunidad y ahora provistas de fuerza jurídica y eficacia inmediata, puesto su positivación, dependen también, para su efectividad,... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
15Estudios Constitucionales, Año 5, Nº 2
2007, pp. 13 - 42
Estudios Constitucionales, Año 8, Nº 2, 2010, pp. 15 - 30.
ISSN 0718-0195
Centro de Estudios Constitucionales de Chile Universidad de Talca
“El (re) surgimiento de un concepto:
la búsqueda del verdadero sentido de la democracia en la sociedad contemporánea”
Clovis Gorczevski - Caroline Muller Bitencourt
Estudios Constitucionales, Año 8, Nº 2
2010, pp. 15 - 30
EL (RE) SURGIMIENTO DE UN CONCEPTO: LA BÚSQUEDA
DEL VERDADERO SENTIDO DE LA DEMOCRACIA EN LA
SOCIEDAD CONTEMPORÁNEA
CL O V I S GO R C Z E V S K I 1
Profesor de la Universidad de Santa Cruz do Sul - UNISC
clovis.g@terra.com.br
CA R O L I N E MU L L E R BI T E N C O U R T 2
Profesora de la Universidad de Santa Cruz do Sul - UNISC
“Derechos del hombre, democracia y paz son tres momentos necesarios del mismo
movimiento histórico: sin derechos del hombre reconocidos y protegidos no hay
democracia; sin democracia no existen mínimas condiciones para la solución
pacífica de conflictos. En otras palabras, la democracia es la sociedad de los
ciudadanos, y los súbditos se hacen ciudadanos cuando se les reconoce algunos
derechos fundamentales; habrá paz estable, una paz que no tenga guerra como
alternativa, solamente cuando existan ciudadanos no más sólo de este o de aquel
Estado, sino ciudadanos del mundo”. Norberto Bobbio
RE S U M E N : El constitucionalismo democrático del siglo XXI, anclado en el binomio dignidad humana/
solidaridad social, acaba chocándose con una cultura jurídica extremadamente positivista proveniente
de una legislación históricamente fundada en normas de derecho privado. Estos derechos fundamen-
tales, mientras principios supremos de una comunidad y ahora provistas de fuerza jurídica y eficacia
inmediata, puesto su positivación, dependen también, para su efectividad, de acciones conjuntas, pues
como metas y objetivos electos por una comunidad presuponen participación política y jurídica, tanto
en su respeto, como en su interpretación y aplicabilidad, lo que permite una apertura constitucional a
sus ciudadanos, concretizando así la propia Constitución a través de la democratización del sistema de
derechos fundamentales. En esta estela, el “nuevo” concepto de democracia se vuelve indisociable de la idea
de concretización de los derechos fundamentales, motivo por el que los tiempos “post-modernos” exigen
un nuevo modelo de ciudadano: un sujeto activo y transformador de la sociedad en la que se inserta.
1 Abogado. Doctor en derecho, profesor de la Universidad de Santa Cruz do Sul - UNISC. Artículo recibido
el 15 de octubre de 2009 y aprobado el 16 de junio de 2010.
2 Abogada, Maestra en Derecho. Profesora de la Universidad de Santa Cruz do Sul - UNISC.
CL O V I S GO R C Z E V S K I - CA R O L I N E MULLER BI T E N C O U R T
16 Estudios Constitucionales, Año 8, Nº 2
2010, pp. 15 - 30
AB S T R A C T : The XXI century’s democratic constitutionalism, based on binomial human dignity/social
solidarity, has just collided with an extremely positivist legal culture arising from a legislation based on
historical standards of private law. These fundamental rights, as supreme principles of a community,
and now as standards provided with legal force and immediate efficiency, given their positivation, also
depend, for their effectiveness, in joint actions, because goals and objectives elected by a community
assume political and legal participation, both in its respect and its interpretation and application, which
allows a constitutional opening for its citizens, thereby giving effect to the Constitution through the
democratization of the system of fundamental rights. Therefore, the “new” concept of democracy becomes
inseparable from the idea of realizing the fundamental rights, reason why the “post-modern” times require
a new type of citizen: an active and transforming person of the society in which he is part of.
PA L A B R A S C L A V E : Constitucionalismo democrático. Derechos fundamentales. Ciudadanía activa.
KE Y W O R D S : Democratic constitutionalism. Fundamental rights. Active citizenship.
CO N S I D E R A C I O N E S INI C I A L E S
La popularización de un concepto siempre presenta dos sentidos: si por un
lado hacerlo conocido podrá generar mayor amplitud y mayor número de personas
buscando su concretización, de igual modo podrá incurrir en la banalidad, lo que
podría provocar la usurpación del real valor y sentido que este concepto abarca.
Así, se parte de la cuestión de que si la utilización del término, palabra o
concepto de democracia, hoy tan banalizado en el discurso retórico y popular,
abarca la verdadera gama de sentidos y el verdadero “peso” de la democracia en la
sociedad contemporánea. Porque no se habla de un (re)surgimiento del tradicional
concepto, mucho más amplio, mucho más complejo y mucho más comprometido
con los preceptos y valores incorporados con las Constituciones modernas, más
propiamente con la Constitución Ciudadana de 1988, opción del Constituyente
Originario tras largos años de represión de derechos, donde una vez más en la
historia, tantas voces se callaron ante el poder de pocos.
Sus precursores, sea en Grecia, en Atenas con Aristóteles en una referencia
más remota, primitiva o en la Europa de la Revolución Francesa con Rousseau
en una versión moderna, vieron en la democracia la forma a través de la que el
pueblo podría participar de la vida política, de las decisiones que decidieron sus
vidas, sus propios destinos y el destino de su gente, de su pueblo.
Sería incurrir en un error no sólo conceptual, sino también histórico si con-
tinuáramos pensando en la democracia como una forma de gobierno ejercida
ante la soberanía popular, el sufragio universal, en el que prevalece la voz de la
mayoría. Innegable la importancia histórica en sentido de su ejercicio, las luchas
por el derecho de participación en el poder político, pero la democracia en el
constitucionalismo contemporáneo asume una gama de obligaciones solidarias y
correlacionadas entre sí.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA