El derecho a la vida de la persona humana en la fase embrionaria y su protección constitucional - Derecho Constitucional - Doctrinas esenciales. Derecho Constitucional - Libros y Revistas - VLEX 233551765

El derecho a la vida de la persona humana en la fase embrionaria y su protección constitucional

Autor:José Joaquín Ugarte Godoy
Páginas:643-685
RESUMEN

Fuente: RDJ Doctrina, Tomo XCIX, Nro. 4, 91 a 119 Cita Westlaw Chile: DD68172010.

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 643

Informe Jurídico sobre la garantía constitucional del derecho a la vida del que está por nacer y sobre el atentado que contra ese derecho constituyen el uso, la comercialización y la autorización pública o la simple permisión del uso de la droga denominada Levonorgestrel, también conocida vulgarmente como "píldora del día siguiente".

I Antecedentes
  1. La Organización no Gubernamental de Desarrollo para la Investigación, Formación y Estudio sobre la Mujer, el Centro de Investigación para el estudio de la Vida Humana y el Movimiento Mundial de Madres han deducido un recurso de protección a favor de todos los individuos por nacer hoy en Chile y que ya se encuentran concebidos en los vientres de sus madres, y también a favor de sus madres, por la violación del derecho a la vida del que está por nacer que importa la comercialización en Chile del fármaco denominado Levonorgestrel, conocido también como "píldora del día siguiente", atento al hecho de que puede tener efectos abortivos, impidiendo la nidación del embrión.

    Los recurrentes han solicitado al subscrito un informe en derecho en apoyo de su acción de protección.

    Al respecto, el subscrito considera indispensable demostrar que con la fecundación comienza el sujeto biológico llamado "hombre", y la persona humana por consiguiente, para luego referirse al aspecto jurídico del problema.

  2. La determinación de cuándo comienza la persona humana pone en juego una doble competencia; la de la Biología y la de la Filosofía. Porque es propio de la Biología decir cuándo empieza el sujeto biológico hombre, y pertenece a la Filosofía, sobre la base de los datos biológicos,

    Page 644

    decir ¿con la más estricta sujeción a ellos¿, en el plano de los primeros principios, cuándo empieza la persona humana, o si se quiere, cuándo el sujeto biológico hombre es persona humana; desde que el concepto de persona: "substancia individual de naturaleza racional", es filosófico, y, más aún, metafísico, es decir, propio de la filosofía primera, la ciencia del ser en cuanto ser, a la que llamó Aristóteles primariamente sabiduría.

  3. El aspecto jurídico, es decir, el de cuándo hay un sujeto de derecho, es consecuencial, ya que, evidentemente, toda persona humana es sujeto de derecho.

    I. Aspecto biológico: el comienzo del sujeto biológico hombre.

    1. Cigoto y código genético.

  4. La Biología nos enseña que el espermatozoide y el óvulo son células que participan fundamentalmente por igual en la generación: cada una contiene veintitrés cromosomas, uno de ellos determinante del sexo; y que producida la fecundación, fusionados el espermatozoide y el óvulo en la nueva célula llamada "huevo" o "cigoto", que posee cuarenta y seis cromosomas como todas las células del cuerpo humano que no sean las generativas, se tiene el embrión, que inicia una vida propia con un proceso de división y diferenciación celular, de organización corporal, que culmina en el feto de órganos completamente formados.

    También nos enseña la Biología ahora que cada cromosoma de las células germinales tiene un abundante número de genes, que son fragmentos de distinto tamaño de ADN (ácido desoxirribonucleico), ácido que se compone de ácido fosfórico en fosfatos, de deoxirribosa, que es un azúcar de cinco carbonos, y de bases nitrogenadas. Las bases nitrogenadas son la adenina (A) y la guanina (G), que son las bases púricas, y la timina (T) y la citosina (C), que son las bases pirimídicas. El fosfato, la desoxirribosa y una de las bases mencionadas se unen para constituir un nucleótido, y los nucleótidos, a su vez, se unen para formar el ADN, que resulta ser entonces un polinucleótido o cadena de nucleótidos. En ellos se repiten las moléculas de desoxirribosa y fosfatos, y varían las bases nitrogenadas. Tres bases sucesivas constituyen lo que se llama un tripleto, entidad que rige la síntesis de un determinado aminoácido. Los aminoácidos ¿que son veinte¿, según el orden de secuencia en que se hallen, constituyen las diversas proteínas, las substancias con las que se construye el organismo, cada una de las cuales tiene una función en el mismo. Hay sesenta y cuatro tripletos, número que resulta de la combinación de a tres, en los diversos órdenes posibles, de las bases nitrogenadas. Cada gen, según el orden y número de sus tripletos, produce una

    Page 645

    determinada proteína, y se define e individualiza precisamente por su capacidad para ello.

    En la secuencia de las bases reside la llamada información genética. El conjunto de la información genética es el código genético o genoma, que es la suma de todos los genes.

    1. El código genético es responsable de todo el desarrollo cualitativo y cuantitativo hasta la formación de los órganos definitivos.

  5. Se ha demostrado que en el código genético se encuentra programado totalmente el nuevo ser. El genoma es responsable de todo su desarrollo cualitativo, llamado morfogénesis, y de todo su desarrollo cuantitativo, sin perjuicio de las modalidades que pueda producir el ambiente.

    "Este genoma ¿dice el profesor Angelo Serra¿, en el cual para usar una comprensible analogía está escrito el plano y el programa de desarrollo de un nuevo sujeto humano, representa la estructura dinámica necesaria aun cuando no suficiente, para el desenvolvimiento ordenado, e intrínsecamente orientado y gobernado del nuevo sujeto hasta la clausura de su ciclo vital"1.

    En el mismo sentido, se lee en la obra Embriología Básica de Patten:

    "Al final de cuentas, cada uno de los muchos tipos celulares del cuerpo adulto desciende de una sola célula: el huevo fecundado. Este hecho implica reconocer que toda la información que se requiere para generar esta diversidad celular está presente en el cigoto"2.

    En otro pasaje de la misma obra, explicando el autor el influjo de la herencia y del medio, nos dice: "Son de importancia vital en el desarrollo, aunque en forma muy diferente. La herencia establece el potencial inherente del sistema de desarrollo de un individuo, en tanto que el medio estima qué tan lejos puede ir el individuo para desarrollar esta herencia plenamente"3.

    O sea, el medio sólo estimula el desarrollo de lo que está en el cigoto y en el embrión, recibido por herencia.

    Page 646

    Por su parte, dice el célebre biólogo francés Jacques Monod, Premio Nobel 1965 de Fisiología y Medicina, a propósito de la antigua disputa de epigenistas y preformistas (según los primeros, el embrión se iba formando por etapas y según los segundos, estaba ya formado en miniatura desde el principio):

    "Este análisis se ve reducido a una disputa verbal desprovista de todo interés: la antigua querella de los preformacionistas y de los epigenistas. La estructura acabada no estaba en ninguna parte, como tal, preformada. Pero el plan de la estructura estaba presente en sus mismos constituyentes. Ella puede realizarse de forma autónoma y espontánea, sin intervención exterior, sin inyección de nueva información".

    "La información estaba presente, pero sin expresar en los constituyentes. La construcción epigenética de una estructura no es una creación, es una revelación"4.

    El eminente biólogo francés Jean Rostand escribe:

    "Desde el instante de su concepción, el ser está particularizado, individualizado, posee una personalidad potencial. Y el hecho de que dos individuos humanos se parezcan tanto cuando han recibido el mismo patrimonio (verdaderos gemelos), nos indica en seguida la importancia de esta particularización, de esta individualidad hereditaria"5.

    Jérôme Lejeune, el famoso genetista francés que descubrió la causa del síndrome de Down (mongolismo), dice sobre este punto:

    "Al principio, cuando el ser comienza su andadura, es la información genética la que, exceptuando los accidentes, determina todas sus cualidades. Según la afortunada fórmula de los matemáticos, el ser llamado a la vida se encuentra como reducido a su más simple expresión... Aquí es necesario resaltar que la `esencia' precede a la `existencia'. En efecto, el mensaje codificado del ADN será transcrito al ARN (ácido ribonucleico), que, a continuación, será rehecho. Secundariamente, las proteínas que son las máquinas ¿herramientas de la célula¿ serán construidas de acuerdo con el código del ARN mensajero. Esto quiere decir que dadas, de un lado, la máquina de traducir (el citoplasma) y, de otro, la fórmula del ADN (el núcleo y sus cromosomas), se podría conocer exactamente la

    Page 647

    `esencia' del nuevo ser, aun antes que se haya expresado, es decir, antes de que la existencia sea reconocible"6.

    Uno de los descubrimientos más importantes del último tiempo es el de los genes reguladores de la morfogénesis. Se ha estudiado especialmente en la Drosophila la génesis del llamado "diseño global anatómico de la especie", distinguiéndose en la Drosophila adulta diversos segmentos esbozados ya en el embrión. Tres clases de genes intervienen en la organización de los segmentos: a) los de polaridad global, que determinan el diseño corporal en cuanto a su polaridad anteroposterior y dorso-ventral, por ejemplo, formando gradientes espaciales de concentración de substancias que van determinando el destino de las células según su posición; b) los genes de segmentación, que producen los primordios de los segmentos, influyendo unos sobre regiones amplias, correspondientes a varios segmentos, determinando otros los segmentos, y otros definiendo la identidad de sus partes anteriores y posteriores, y c) los genes de especialización de cada segmento, llamados homeóticos, que determinan las estructuras que se producirán desde la cabeza hasta el final del abdomen, constituyendo su secuencia el diseño corporal de la Drosophila.

    Cada órgano tiene un "subprograma" propio de diferenciación celular en que intervienen...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA