Legítimas y mejoras - Quinta parte. Las asignaciones forzosas - Derecho Sucesorio. Tomo II - Libros y Revistas - VLEX 326633167

Legítimas y mejoras

Autor:Manuel Somarriva U.
Páginas:367-439
RESUMEN

442. Reglamentación - Sección primera. De las legítimas en general - 443. Concepto - 444. Los legitimarios son herederos - 445. Enumeración de los legitimarios - 446. 1º. Los hijos, personalmente o representados por su descendencia - 447. 2º. Los ascendientes - 448. 3º. El cónyuge sobreviviente - 449. A. No es legitimario el cónyuge separado judicialmente por su culpa. 371 - 450. B. Situación del matrimonio nulo. Referencia - 450 bis. Situación del divorcio con disolución del vínculo. Referencia - 451. La legítima se distribuye de acuerdo con las reglas de la sucesión intestada. Generalidades - 452. La legítima se distribuye entre los legitimarios y no concurren a ella los herederos abintestato - 453. En el resto de la herencia, por regla general, no se aplican las reglas de la sucesión intestada. Excepciones - 454. Análisis de la forma en que se divide la legítima de acuerdo con las reglas de la sucesión intestada - Sección segunda. Clasificación de las legítimas - 455. La legítima rigorosa y la legítima efectiva. Enunciación - Párrafo 1º. La legítima rigorosa - 456. Concepto - 457. Cómo se determina a cuánto asciende la mitad legitimaria - 458. La mitad legitimaria se divide por cabezas o por estirpes. Referencia. 377 - 459. Forma de dividir el resto de la herencia: cuarta de mejoras y parte de libre disposición - 460. Características de las legítimas rigorosas. Enunciación - 461. 1º. Las legítimas rigorosas constituyen una asignación forzosa - 462. 2º. La... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
367
CAPÍTULO III
LEGÍTIMAS Y MEJORAS
442. Reglamentación. Nos corresponde referirnos a las dos restantes
asignaciones forzosas indicadas en el art. 1167; las legítimas y me-
joras, reglamentadas conjuntamente en el párrafo tercero del Tí-
tulo V del Libro II, arts. 1181 y siguientes.
Lo haremos en las siguientes secciones:
1ª. De las legítimas en general;
2ª. Clasificación de las legítimas;
3ª. Los acervos imaginarios;
4ª. Cómo se pagan las legítimas;
5ª. La cuarta de mejoras, y
6ª. El desheredamiento.
Sección primera
DE LAS LEGÍTIMAS EN GENERAL
443. Concepto. El art. 1181, que encabeza el párrafo 3º del Título V
define la legítima como “aquella cuota de los bienes de un difunto que
la ley asigna a ciertas personas llamadas legitimarios”.
Según el art. 1167, las legítimas constituyen una asignación
forzosa; son las asignaciones forzosas más importantes y de mayor
aplicación práctica. Como tales, las legítimas deben ser respetadas
por el testador, y si no lo hace, los legitimarios podrán intentar la
acción de reforma del testamento, pues aquélla es la característica
fundamental de estas asignaciones.
Pero debe tenerse presente que no son términos sinónimos el
de legitimario y el de asignatario forzoso. Este concepto es más
amplio; el de legitimario es más restringido. Quiere decir enton-
368
DERECHO SUCESORIO
ces que el género es asignatario forzoso y la especie, legitimario.
Todo legitimario es asignatario forzoso, pero no todos éstos son
legitimarios. Y así, el alimentario forzoso es asignatario forzoso,
pero no legitimario.
444. Los legitimarios son herederos. Tras haber definido en su inciso
primero las legítimas, el inciso segundo del art. 1181 agrega la siguien-
te declaración: “los legitimarios son por consiguiente herederos”.
Esta declaración quizás sea innecesaria, pues como a los legiti-
marios les corresponde una cuota de los bienes del difunto, apli-
cando la regla general del art. 951 hubiéramos llegados a idéntica
conclusión aun sin ella. Si el Código lo dijo expresamente fue por
las dudas que se podían haber presentado.
Pues bien, quiere decir entonces que si la expresión asignata-
rios forzosos no es sinónima de legitimarios, son términos que
coinciden legitimarios y herederos forzosos. Es exactamente igual
entonces hablar de herederos forzosos y de legitimarios.
445. Enumeración de los legitimarios. Los herederos forzosos es-
tán indicados en el art. 1182. “Son legitimarios:
1. Los hijos, personalmente o representados por su descen-
dencia;
2. Los ascendientes, y
3. El cónyuge sobreviviente”.
El precepto ha sido modificado por las leyes Nos 10.271 y 19.585.
El Código original enumeraba a los hijos legítimos y a los
naturales, personalmente o representados por sus descendientes,
a los ascendientes legítimos y a los padres naturales. Fue en estos
últimos legitimarios que la Ley Nº 10.271 introdujo una modifica-
ción, limitando la calidad de legitimarios a los padres naturales
“que hubieren reconocido al hijo con arreglo a los números 1º o
5º del art. 271”. Dicho de otra manera, que hubieren reconocido
al hijo voluntariamente, distinción que hoy mantiene, como vere-
mos en el número subsiguiente, la legislación actual.
Esta es consecuencia de la supresión entre nosotros de la dis-
tinción en materia de filiación, y por ello el precepto sólo habla
de hijos y ascendientes sin ningún apellido. La novedad es la
agregación en la numeración del cónyuge, como también lo co-
mentaremos a continuación.
El artículo 1182 es un precepto taxativo. No existen más legiti-
marios que los expresamente señalados como tales en dicho pre-
cepto.
369
LEGÍTIMAS Y MEJORAS
La confirmación de lo que venimos diciendo nos la proporciona
el art. 24 de la Ley de Adopción Nº 7.613, el cual después de indicar
los derechos hereditarios del adoptado, agrega en su inciso final que
ello no da a aquél la calidad de legitimario. Y no se la otorga porque
los legitimarios son únicamente los indicados en el artículo 1182.
Sin embargo, vimos en el Nº 174 cómo la actual Ley de Adop-
ción ha introducido la duda respecto del adoptante en cuanto a
sus derechos hereditarios abintestato y como legitimario. Nos re-
mitimos a lo allí señalado.
Veremos a continuación la situación de cada uno de estos
herederos.
446. 1º. Los hijos, personalmente o representados por su descendencia.
Este número primero del art. 1182 nos anuncia algo que nos dirá
expresamente el precepto siguiente: en las legítimas opera el de-
recho de representación. En efecto, habla de los hijos personal-
mente o representados por su descendencia. Queda dicho entonces
que se aplica en las legítimas el derecho de representación con-
templado en el artículo 984.
Veremos a continuación que las legítimas se distribuyen de
acuerdo a las reglas de la sucesión intestada.
Además de los representantes, quedan incluidos en la calidad
de hijos todos aquellos que tienen esa condición de acuerdo a lo
que expusimos en los Nos 150 y sgtes., a los cuales nos remitimos.
Todos ellos tienen hoy día los mismos derechos en la heren-
cia, superándose así la circunstancia en que primero los hijos legí-
timos excluían a los naturales, y luego, a raíz de la Ley Nº 10.271,
concurrían con ellos, pero en términos mejores.
447. 2º. Los ascendientes. Respecto de los ascendientes tampoco
la ley hoy hace distinciones entre legítimos y naturales.
Anteriormente, respecto de los legítimos, éstos eran legitima-
rios sin límite de grado en la línea recta, pero sólo los padres
naturales eran legitimarios, de acuerdo al viejo aforismo de que el
hijo natural no tiene abuelos.
Hoy no hay diferencias entre estos ascendientes, salvo la que
contempla el inciso final del art. 1182, y que dispone:
“No serán legitimarios los ascendientes del causante si la pa-
ternidad o la maternidad que constituye o de la que deriva su
parentesco, ha sido determinada judicialmente contra la oposi-
ción del respectivo padre o madre, salvo el caso del inciso final del
art. 203”.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA